Sentenciado Alberto Fujimori recibe trato de dignatario en Diroes

 

En el penal de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes), el recluso Alberto Fujimori es reconocido como “el número uno” por el personal que lo custodia y como tal se le atiende.

Por Edmundo Cruz y Jonathan Castro.

direoes_0.jpg


Los civiles del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) y los comandos policiales de la Diroes a cargo de su seguridad se ponen de pie cuando el interno se desplaza dentro del penal exclusivo de un área de mil metros cuadrados.

El ex mandatario sentenciado a 25 años de cárcel por delitos de lesa humanidad es objeto de un trato privilegiado similar al que recibió en junio de 1990 cuando fue electo como presidente de la República y se alojó en el Círculo Militar.

Su hija, Keiko Sofía Fujimori, actual candidata presidencial y la visitante más asidua, es por su parte nombrada y tratada como “la número dos” por el personal del penal.

Los presos están prohibidos de usar teléfonos, pero el ex mandatario dispone de dos celulares. En la etapa de conformación de las listas electorales, el interno utilizó los números 99965-5396 y 99620-0944 para comunicarse con los aspirantes a integrar la lista de candidatos de Fuerza 2011 al Congreso. La República fue testigo de algunas de estas comunicaciones.

Alberto Fujimori tiene a su servicio en forma permanente a cuatro o seis trabajadores, una especie de mayordomos, que lo atienden en sus labores y necesidades personales o aficiones. Algunas de estas, como la jardinería y la pintura, son conocidas. Otras, como la escultura, son una novedad. Algunos albañiles fueron vistos tallando en piedra representaciones de la cultura Mochica, bajo la supervisión del ex presidente. No se conoce quién paga a este personal.

Pacheco no es su enfermera

En razón de sus problemas de salud es asistido cotidianamente por una enfermera y técnicos del Ministerio de Salud. Fuentes del INPE y de la Diroes, así como candidatos visitantes consultados por La República, han reportado que estos servicios de enfermería no eran prestados por la postulante Gina Pacheco Vera, como esta sostuvo. La recién repuesta a su condición de candidata por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) no era una enfermera en actividad, tampoco su especialidad de dietista era la que el interno requería.

Fujimori tiene una intervención especial en el acopio de fondos. Moisés Guía Pianto, precandidato al Congreso por Junín en la lista de Fuerza 2011 –finalmente desembarcado por Ricardo Pando que va a la reelección–, reveló la entrega de dinero en efectivo al ex mandatario en la Diroes.

En el penal detectaron que el visitante portaba una cuantiosa suma de dinero y lo retuvieron, pero luego permitieron su ingreso. Por ética –según declaró– Guía no precisó la suma, pero dijo que no excedía el máximo aporte que permite la ley. Le entregué “una suma importante” se limitó a decir.

El maestro huancavelicano Zósimo Mayhua Sánchez apostó 50 mil soles de sus ahorros amasados con gran sacrificio y los entregó al acopiador de la Diroes con la esperanza de obtener un lugar en la lista parlamentaria. Vano intento. Lo extraño es que ninguna de estas sumas no devueltas a sus aportantes consta en los reportes de fondos que la agrupación política presentó a la ONPE.

Otros postulantes desembarcados acudieron a la Diroes porque Fujimori decidía en última instancia. Reportamos el caso de la postulante fujimorista por Ica, Grimanesa Luna, candidata a alcaldesa de Palpa en las últimas elecciones municipales, quien intentó repetir el plato para el Congreso, pero fue desplazada por José Elías Ávalos. La República registró hasta cuatro ingresos del auto de Luna al penal.

Fujimori inclusive fue quien dio el visto bueno final al modelo de cocinas a gas que el empresario Miguel Ramírez remitió a la megacelda del interno para su aprobación. Un testigo del transporte y del ingreso del modelo en consulta testimonió el detalle a esta redacción.

Las visitas a su prisión son variopintas

Entre los visitantes al penal de DIROES en los meses de campaña electoral para entrevistarse con Fujimori, La República registró 178 placas vehiculares, de propiedad no solo de partidarios de Fuerza 2011 sino de agrupaciones políticas opositoras.

Francisca Díaz Cachay, militante de Perú Posible según el banco de datos de Infogob, es dueña del Mitsubishi Langer, placa CHG-365, que aparcó en la puerta del penal días antes del cierre de la inscripción de listas al Congreso. Lo mismo sucedió con la camioneta Nissan azul, placa A1R-265, de Luisa Villacorta Guerra, de las filas de Unión por el Perú (UPP).

Publicación original.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s