Ex secretaria de Susana Higuchi también fue victima de Alberto Fujimori

 

Alberto Fujimori se ensañó con ella igual que con su esposa. Sara Rengifo García rememora los días en que digitó los testimonios de la ex primera dama, Susana Higuchi, sobre su dramático paso por Palacio de Gobierno.

Edmundo Cruz y Jonathan Castro.

secretdlo-1.jpg

La inquietud política de Sara Rengifo García es evidente. En la segunda vuelta de las recientes elecciones acompañó al equipo de Ollanta Humala. En la primera, una relación amical la había acercado al de Pedro Pablo Kuczynski. Ella ayudó a relacionar ambas candidaturas con la población de la periferia.

Su ventaja comparativa es la experiencia con los sectores populares de Lima, cualidad desarrollada a comienzos de los años noventa, cuando asistió como secretaria personal a Susana Higuchi Miyagawa en su labor de primera dama de la Nación.

A Sara Rengifo le tocó transcribir los primeros manuscritos que, a modo de memoria, doña Susana fue escribiendo. “Me llamaba a diario para que transcribiera su libro –cuenta–. Cuando en el despacho no había mucho que hacer, escribía a mano y luego me pasaba los borradores”.

Rengifo recuerda haber transcrito solo los capítulos iniciales. Los siguientes los hicieron las secretarias que la sucedieron. A inicios de mayo del presente año, La República publicó una versión sobre el testimonio de Higuchi. En esa ocasión solo se nos permitió leer la obra. Ahora, la ex secretaria confirma la existencia de ese documento histórico, aún inédito.

“Vi en ella una persona que amaba demasiado al Perú, se conmovía con la pobreza y nunca agarró un solo centavo del dinero del Estado”. Ese es uno de los primeros apuntes que Sara Rengifo traza del perfil de doña Susana.

La ex primera dama entabló con el personal de su despacho una relación que iba más allá de los quehaceres, a tal punto que compartió con ellos los paseos a su hacienda Pampa Bonita; sin embargo, no solo momentos gratos.

En particular, a Rengifo le tocó acompañar a doña Susana en los momentos más difíciles en Palacio, que comenzaron cuando la primera dama denunció el manejo doloso de la ropa donada por Japón que llevaban a cabo familiares de su esposo. A consecuencia de eso fue maltratada, y el SIN, con la venia de Fujimori, emprendió contra ella la reconocida campaña psicosocial “Susana está loca”.

“Doña Susana fue encerrada por tres meses y cada día amanecíamos sin saber qué nos iba a pasar”, narra Sara Rengifo.

El tiempo que duró el encierro, el personal despachaba con la Secretaría Diplomática, que coordinaba directamente con Palacio.

“Cuando nos dijeron que ya podíamos subir a ver a la señora Susana, me emocioné y le pregunté qué le habían hecho. ‘Nada’, me contestó. Prefirió resistir”, dice.

Caja fuerte y detención

En diciembre de 1993, Higuchi encomendó a Rengifo la misión de conseguir un cerrajero que abriera la vieja caja fuerte que se encontraba en la habitación matrimonial. Quería saber si ahí se encontraba el dinero que su esposo le debía.

“Cuando la abrieron, se encontraron muchas tarjetas de presidentes y unos 100 mil dólares”, recuerda. La apertura se realizó en presencia de Sachi y Keiko Fujimori. La ex secretaria recuerda haberle pedido a la señora Higuchi que devuelva el dinero por las represalias que podían tomar. El dinero fue devuelto al día siguiente. Pero igual les hicieron problemas.

Días después, el 23 de diciembre, tendieron una celada a Rengifo. La mujer fue llevada al sótano de la Dirincri y sometida a interrogatorio. Antes había tenido un intercambio de palabras con Alberto Fujimori. La secretaria de la primera dama le dijo: “Me voy a pasar la Navidad con mi familia, ojalá usted haga lo mismo”. Fujimori, casi riéndose, le contestó: “Ojalá la pase con su familia”.

Ese día, Rengifo salió tarde de su casa de La Molina. Había estado ocupada en hacer llamadas telefónicas para solucionar el lío que se armó después de la apertura de la caja fuerte. Dos vehículos interceptaron el auto en el que se transportaba. De ellos bajaron policías con metralletas. Un comandante fue el encargado de trasladarla.

Recuerda que en el sótano de la Dirincri, el coronel que la interrogó tuvo un trato cordial y le dijo “‘discúlpeme, la orden la he recibido a las 2 de la mañana y no he podido dormir hasta ahora. No sabía cómo hacerlo porque me habían dicho que le saque de su casa, pero vi su historia y supe que usted vive con sus padres de edad avanzada’. Yo le dije que entendía su trabajo y sabía de dónde venía la orden”.

El interrogatorio duró de las 11 de la mañana a las seis de la tarde, hora en que la liberaron. No fue golpeada pero buscaron que inculpe a la primera dama de tener documentos del Estado, lo que hubiera significado que Higuchi vaya a la cárcel.
“No tenía de qué culparla porque ella no tenía nada”, concluye.

Datos

Primer despacho. Sara Rengifo integró el despacho de la primera dama Susana Higuchi desde la primera formación en 1990. Lo hizo a los 30 años. Acaba de cumplir 51.

Acción popular. Militó en el partido de la lampa. Sus padres políticos fueron Fernando Belaunde Terry y su esposa Violeta Correa Miller.

Iquitos. Natural de la selva, actualmente en su faceta de empresaria colabora con el desarrollo de nativos de varias comunidades.

Recuerdos de la familia Fujimori Higuchi

Sara Rengifo recuerda con agrado a Susana Higuchi y a su familia. “A la familia Higuchi nunca le gustó estar en Palacio, a diferencia de los Fujimori que estaban todo el día metidos allí”, señala.

Recuerda que Keiko y Sachi eran muy pegadas a su madre. “Una madrugada, las tres me llamaron y fueron a buscarme diciendo que teníamos que salir del país porque su padre las iba a matar. Fuimos a una casa en La Molina en la que les hice entender que no podíamos viajar porque ellas eran menores de edad y necesitábamos la autorización de su padre. Además, ellos ya sabían dónde estábamos”, cuenta.

Ni bien Susana Higuchi salió de Palacio de Gobierno en agosto de 1994, Sara y algunas personas cercanas ayudaron a la ex primera dama a adecuar su academia de matemáticas en la Av. San Luis como vivienda. No recuerda haber visto a los hijos de Susana visitándola.

Publicación original.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s