“Taitas” versus “Delegados”, partido de fondo por el control de Lurigancho

 

Los delegados de pabellones, elegidos con el voto de los internos, van ganando autoridad frente al poder oculto y perverso de los “taitas” en el temido penal.

Edmundo Cruz y Jonathan Castro

Reto. José Luis Pérez Guadalupe, presidente de INPE, tendrá que doblegar los malos liderazgos.

El viernes último, una requisa de rigor en el penal de Lurigancho fue rumoreada como supuesto motín. El motín resultó falsa alarma.

Tres días antes, miradas ligeras creyeron descubrir en el Establecimiento Penal Castro Castro la boca de un túnel por donde iban a fugar una masa de internos. Se trataba de tierra removida para despejar una pampa interior.

Más desconcertante resultó la muerte del interno Juan Carlos Vásquez Llallahui, el martes 13, otra vez en Lurigancho, una hora luego de que el nuevo presidente del INPE, José Luis Pérez Guadalupe, y magistrados del Poder Judicial dialogaran con delegados de los 22 pabellones de esa cárcel. Pero ni las intrigantes versiones ni el provocador incidente que segó la vida de Vásquez encendieron la prisión.

Medidas últimas de ajuste de los beneficios penitenciarios habían creado justificada preocupación en la población penal. Las veían como un recorte a sus derechos.

Pero la Corte Superior de Lima y la Oficina de Control de la Magistratura (OCMA) reaccionaron en el acto, a iniciativa del nuevo presidente  del INPE, y fueron directo al diálogo con los delegados de pabellón de los dos más poblados penales de la Gran Lima.

Los beneficios penitenciarios de ley se respetan. Lo que se está garantizando es su aplicación correcta, argumentaron los jueces.

Los delegados de los internos van entendiendo las medidas y el diálogo ha contribuido a capear el temporal por lo pronto. En ese marco, la institución de los delegados de pabellón aparece fortalecida frente al poder tradicional y perverso de los “taitas”. Las prácticas de estos últimos asoman en las recientes provocaciones.

Taitas, delegados y faites

Tradicionalmente, el “taita” es el poder real, oculto y perverso dentro de la cárcel, con capacidad de decisión sobre la vida de los internos. Los “delegados” son el poder formal, los intermediarios en la relación con la autoridad del penal. Los taitas no suelen oficiar de delegados pero deciden su elección.

Los “faites” viven del prestigio que les da ser autores de los delitos de mayor reputación en el mundo del hampa. No les interesa el ejercicio del poder dentro del penal, les basta con que se les respete.

Pérez Guadalupe, en su libro “Faites y atorrantes”, trazó en los años 90 el perfil de estas estructuras que por cierto están expuestas al paso del tiempo. Para unos siguen vigentes, para otros han sido superadas. Y no faltan quienes ven en el último “batacazo” del martes 13 en Lurigancho la actuación de “taitas” que ahora no reparan en “dar la cara”.

El último “batacazo”

En los penales se llama “batacazo” al asalto violento de los internos de un pabellón para posesionarse de otro y usufructuarlo.

El último “batacazo” del martes 13 fue encabezado por “El Seco”, apelativo del delegado de disciplina del penal de Lurigancho e interno del pabellón 1. Habría tratado de controlar el pabellón 5 y doblegar a los hermanos Saravia, que aspiran a la delegatura general del penal en las elecciones próximas que se realizarán a fin de año.

Según una fuente proveniente del entorno de los internos, “El Seco” contaría con el respaldo  del actual delegado general de Lurigancho: Roger Luján, que ejerce el cargo por 3 años y también con la aprobación de los delegados de otros cuatro pabellones que comparten el poder con Luján.

“Ahora los taitas quieren ser delegados”, comenta la fuente. Ese  interés se debería a que ahora la institución de los delegados de pabellón y delegados generales ha ganado en autoridad.

Wilfredo Pedraza, siendo presidente del INPE, en el 2004-2005, otorgó a la labor de los delegados la  categoría de trabajo ad honorem,  con valor para efectos del beneficio penitenciario del “dos por uno”.
Cumplen funciones y manejan partidas como si fueran alcaldes municipales. Son elegidos anualmente por votación de los internos. Todo esto achica el círculo de poder de los “taitas”, un poder de daño.
Testimonio
Un ex presidiario de Lurigancho hoy  libre y rehabilitado contó a “La República” a condición de que reserváramos su nombre, su “chapa”, su pabellón y su distrito.
El cometió un delito muy grave y debió purgar prisión alrededor de 15 años. Dentro de la cárcel cumplió funciones de las que trata esta nota y en su condición de interno decidió rehacer su vida. Aún no pasa la barrera de los 50 años, ha rehecho su hogar y se prepara a formar una pequeña empresa.

Conoció al padre Hubert Lanssiers, a quien admiraba por su dedicación a las personas como seres humanos. Su consejo: “están presos pero no deben perder su dignidad”, me ayudó mucho.
La política penitenciaria del Estado no debe basarse sólo en el castigo sino principalmente en la prevención. Se debe comenzar desde los colegios, insistió.

Ya en libertad, tuve oportunidad de ser invitado a dar una charla en un colegio. Explique a los jóvenes cómo es la vida en un penal, cómo se pierde todo, para que se cuidaran de no caer en delito. Siento que se necesita más orientación a la juventud. A los estudiantes de secundaria se les debe enseñar las penas que corresponden a cada delito.

El ex interno del temido penal se pronunció contra la violencia a propósito de los ataques a la niña Romina y a la hija del congresista Reggiardo. Comentó el endurecimiento de las penas planteado a raíz de esos casos y se mostró de acuerdo.

Al mismo tiempo, pidió que no todos los que delinquen sean metidos en un solo saco. Hay internos que nunca se va a rehabilitar, pero esos son los menos.

Los internos se quejan cuando restringen los beneficios penitenciarios. Ellos alegan: “no somos elefantes. No vamos a vivir tantos años como esos paquidermos”. Están pidiendo que no se les cierre la posibilidad de rehabilitación.

Debe tenerse en cuenta que si se eliminan los beneficios, desaparece uno de los principales incentivos que animan a los presos a rehacer su vida. Los presos dirán “para qué me voy a portar bien si igual voy a tener que cumplir toda mi condena”.

Mucho se habla de la corrupción en las cárceles. La hay y no voy a revelar casos concretos ni personas.

Sin embargo, de acuerdo a la  experiencia acumulada creo que el punto clave en la cadena de mando para contrarrestar la corrupción es tener mucho cuidado en la designación del director de cada penal.

Si el director es una persona recta y firme, será muy difícil que la corrupción prospere.
Debería haber más talleres de trabajo para los internos y también para la gente que sale, pues la mayoría no encuentra trabajo y vuelven a las malas juntas por la necesidad.

Delegados se renuevan cada año en elecciones

En medio de un auditorio lleno de los “faites” más respetados del penal, Henry Cutipa Pariahuahua (foto arriba) suelta una frase que deja sorprendida a la prensa: “Que se reaperture el penal de Lurigancho. Hace dos años no recibimos ningún recluso. Cañete y Huaral han colapsado”. Cutipa es el delegado jurídico de toda la cárcel, y en esta oportunidad envía el mensaje a las nuevas autoridades del INPE. Minutos antes, su compañero y delegado general Roger Luján Farfán se había comprometido a ayudar en la lucha contra la inseguridad ciudadana.

¿Cuál es la representatividad de estos menudos hombres para hacer esos pedidos? Su poder se sostiene en elecciones democráticas. Pero si el delegado elegido no hace obras a favor de los pabellones, lo derrocan y otro toma su lugar. O si abusa de su gente, lo denuncian ante las autoridades y es trasladado a un penal de máxima seguridad como castigo. La misma figura se repite en cada uno de los pabellones.

Lurigancho tiene 22 pabellones. Los 1, 3, 5, 7, 9 y 11 son los denominados “Jardín”, los más tranquilos, de gente con recursos. “La pampa” son los número 2, 4, 6, 8, 10 y 12, que son ocupados por el estrato más bajo de los internos. El resto son conocidos como “los puchos”, edificaciones no construidas para albergar gente (La Capellanía, por ejemplo) pero se han utilizado por necesidad.

Casi todos los pabellones son dominados por internos de un barrio: El 1 por Comas, el 4 por La Victoria, el Británico por el Callao. Pero hay excepciones. El 5 y 7 lo habita gente de dinero y narcotraficantes. El 13 por homosexuales, etc.

La capacidad original de dicho penal era de 3,200 internos pero en su momento más tugurizado, el 2008, la cifra se elevó hasta los 12 mil reos. Al fin de esta semana se reportaron 6,500. Según fuentes del INPE el tema está claro: piden que ingresen más internos porque eso significa más poder, dinero y pasta.

“Nuevas cárceles deben ser para reos jóvenes y primarios”

1] El ex presidente del INPE Wilfredo Pedraza Sierra señaló que “las nuevas cárceles a construir deben ser destinadas a los jóvenes que han cometido delitos leves o son primerizos. Deben estar en un ambiente en el que no los violenten, que aun con sobrepoblación y poca alimentación tengan la certeza de su seguridad, porque la inseguridad es el factor más importante de la deformación de la personalidad”.

2] Según Pedraza, “el problema es que esto no da muchos réditos políticos, pero es absolutamente necesario”. Añade que lo que actualmente se hace es cometer el mismo error que se cometió con los presos por terrorismo: cualquier preso sospechoso era enviado inmediatamente al pabellón de Sendero Luminoso. “No importaba que haya sido detenido repartiendo volantes o haciendo una pinta. En el pabellón de SL le daban escuela, lo obligaban a vivir como ellos. Lo que hicimos, afirma, fue alimentar al enemigo. Ahora estamos haciendo lo mismo cuando enviamos a un joven a penales sin controles”.

3] “En la cárcel no hay otra forma de vivir sino en la lógica que la delincuencia establece en las cárceles”. Para el especialista en temas penitenciarios, la cárcel es una gran máquina demoledora de conductas. Sostiene que “lo más violento que le puede pasar a una persona es estar en un penal porque va a ser chantajeada, golpeada y abusada todos los días por esa estructura clandestina en la que tiene que pagar por todo y, por supuesto, el que no tiene sufre y lo esclavizan”. Después de todos esos maltratos, solo salen jóvenes violentados con furia contra la sociedad.

4] “Por eso me parece grave que se use la cárcel para todos los delitos sin excepción”. Según Pedraza, la pregunta sería: ¿es útil la cárcel para todo tipo de delincuencia? Su respuesta es negativa. “Es útil para quien comete un delito grande, para el crimen organizado, la delincuencia de cuello blanco, los crímenes violentos, pero es contraproducente el uso de la cárcel para delitos menores de jóvenes. Lo único que va a suceder es que reafirmen su vocación por el delito”. La solución serían los trabajos comunitarios, normados desde 1991 pero que no se aplican.

5] Pero entre tanta oscuridad, Pedraza se alegra de la designación de José Luis Pérez Guadalupe como nuevo jefe del INPE. “Es lo mejor que le ha podido pasar al INPE en 25 años. Es un buen equipo, con poca experiencia en administración, pero con buen soporte. Algo interesante puede haber en el futuro aunque creo que la raíz va a cambiar muy poco porque los problemas crónicos no se resuelven con dinero solamente”.

Publicación original.

Anuncios

Testigo crucial del caso ‘La Cantuta’ en estado crítico de salud, necesita ayuda

Justo Arizapana Se encuentra con parálisis parcial. Reciclador vio cómo el Grupo Colina escondía los cuerpos de los asesinados estudiantes de La Cantuta. Ahora requiere ayuda y todos podemos ayudarlo.

justo-arizapana.jpg

Las constantes preocupaciones que tenía luego de haber contribuido a hallar los cadáveres de los estudiantes de La Cantuta le han jugado el más triste desenlace a Justo Arizapana.

El viernes último, el humilde reciclador amaneció con parálisis parcial del cuerpo. Su amigo Luis Calagua Ojeda, quien lo hospedaba en su terreno, lo encontró convaleciente en el austero cuarto que le habían armado con llantas.

Acostumbrado a vivir a salto de mata por el miedo a las represalias, hace 3 meses se hospedó en la casa de su amigo Calagua Ojeda en Nuevo Imperial, Cañete. Allí continuaba su trabajo como reciclador.

Diagnóstico médico

El día sábado, Justo Arizapana logró ser trasladado al hospital Rezola de San Vicente de Cañete. Luego de algunos inconvenientes, la asistenta social Juana Rosa Ojeda dio la orden para que se le exonere de los pagos por ingreso a emergencia. La atención por el momento se encuentra garantizada.

Según el primer diagnóstico del médico de turno, Dr. Julio Choque, la parálisis del lado izquierdo de su cuerpo se puede deber a una hemorragia o un infarto cerebral.

Arizapana necesita una tomografía para determinar la causa del malestar y poder iniciar un proceso de rehabilitación, que no será menor a los 6 meses. El hospital Rebaza no cuenta con los implementos para realizar ese análisis. Según refieren los internos, necesita del apoyo de privados, pues no es el primer paciente que llega en esas condiciones.

Al cierre de esta edición, Luis Calagua señaló que Arizapana necesita de un traslado inmediato a Lima. El costo de los exámenes y la movilidad es de 650 nuevos soles. Ellos no tienen los recursos para realizar ese pago.

Testigo de excepción

El 24 de abril de 1993, el Grupo Colina ingresó a la quebrada Chavilca, en Cieneguilla, para realizar el segundo entierro de los nueve estudiantes y el profesor secuestrados de la Universidad La Cantuta. Esa noche, Arizapana se había quedado a dormir allí. Fue testigo de las maniobras del grupo paramilitar para ocultar los cadáveres.

En compañía de su amigo Guillermo Catacora elaboró un mapa del sitio en el que se produjo el entierro y tomaron una muestra de hueso. Las pruebas fueron entregadas al ex congresista Roger Cáceres, quien hizo llegar el sobre a los periodistas de la revista Sí. Los reporteros dieron con el paradero de las fosas gracias al mapa.

Justo Arizapana participó en el documental “La Cantuta en la Boca del Diablo”.

Publicación original.

 

Alberto Montt: Chuck Norris no resistiría un día manejando en Lima

 

El humor de Alberto Montt está cargado de tanto sarcasmo e ironía que siempre dará que pensar. La risa tarda en brotar, pero cuando llega rápidamente desemboca en una desternillante carcajada. Este ilustrador gráfico nacido en Chile y formado en Ecuador estuvo en Lima para el IV Salón del Humor Gráfico. Domingo habló con él sobre la fuente de inspiración de esas viñetas que tienen ahora miles de seguidores.

 

alberto-montt.jpg

“¡Espera!… No tuve la culpa. Te fuiste a la guerra, tu esposa se sentía sola y no sabíamos cuándo vendrías. No te pongas así, Mambrú”. Un sujeto en camisa y corbata tiembla ante la amenazadora arma de Mambrú en la viñeta. Así es como Alberto Montt continúa la historia de la popular canción “Mambrú se fue a la guerra”.

La popularidad del humorista gráfico Alberto Montt se forjó en internet. Inició el blog Dosis Diarias en el 2006 y desde entonces sube cinco viñetas a la semana en las que se ríe de la religión, de las frases populares, el amor, la estupidez, Ricardo Arjona y otras tantas cosas. Creció leyendo a Joaquín Lavado “Quino” y Gary Larson pero la influencia que recibió abarca hasta Liniers, Maitena, Les Luthiers, Peter Capusotto y “Flight of the conchords”.

Sagitario, 38 años, ilustrador de oficio, humorista gráfico por sueño, chileno de corazón y ecuatoriano de crianza. Aprovechó la invitación al IV Salón del Humor Gráfico en Lima para arrasar con la comida: chifa en el Wa-Lok, pollo en Pardos, tiradito en El Barrunto de La Victoria. “Qué difícil es decir qué es lo más rico. El pulpo en todas sus preparaciones, quizás. Lo que pasa es que como mucha comida peruana en Chile”.

–¿Cómo nacen las ideas para las viñetas del blog?

–No hay una fórmula. A veces aparece una imagen completa; a veces escucho una frase como “agítese antes de usar” y la traduzco literalmente. Escojo dichos que evocan imágenes. Pero no me estreso. Si un día las ideas se acaban, chau al blog.
–¿Desde cuándo haces humor gráfico? Porque tú trabajas como ilustrador.

–Yo siempre traté de hacer humor gráfico. Era mi frustración. Siempre trataba de hacer cosas chistosas y le enseñaba a la gente, y no reaccionaban. Un día me cansé y dije: “Basta con intentar hacer reír. Voy a traducir literalmente lo que tengo en la cabeza”. Lo comencé a hacer y se lo mandé a (Francisco Javier) Olea, que es un gran amigo, y me dijo “está buenísimo, haz más”. Armé el blog para no tener que mandarlas por mail y de repente comenzó a llegar gente. Entonces, comencé a hacer humor desde el momento en que dejé de preocuparme. El humor es una forma de ver el mundo, y es la forma con la que fui criado. Hay gente que lo tiene, hay gente que no. Tampoco es un don.

–O sea, tu faceta como humorista gráfico es recién de los últimos tiempos.

–Cinco años, con el blog. Lo hago para reencontrarme con el dibujo y al mismo tiempo para divertirme. Vivir de esto sería increíble.

–¿Qué personaje de los que has creado es el que más te gusta?

–Creo que el Diablo, pero es por mi forma de ver el mundo. Nadie es completamente bueno, ni malo, ni imbécil. Esa dualidad a mí me representa; un tipo promedio, con sus falencias y sus virtudes, con sus anhelos y sus desgracias.

–¿Te gusta el humor de televisión?

–No, no me gusta el humor que te lo dan completo. Ese humor burdo o que depende del doble sentido para la risa lo encuentro repugnante. El humor de televisión no me gusta nada. Pero hay humor de televisión que es una joya, como Peter Capusotto.

–¿Y el humor de los periódicos?

–Depende de qué periódico. Tú ves La Nación de Argentina y me parece maravilloso. Pero, en general, el humor de periódico tiene mucho que ver con la contingencia, y eso para mí no tiene mucha gracia.
–¿Por qué?
–Porque trata de lo que está sucediendo ahora, y pasado mañana no tiene ningún sentido. A mí me gusta el humor que se puede leer en diez años y sigue vigente. Por ahí son los mismos temas pero cuando los tratas de manera general se vuelven universales. Tú lees Mafalda hoy y sigue tan vigente como hace 30 años. Eso me gusta.

–Leí que no te gusta dar todo en la viñeta, sino que el lector complete la idea.

–Cuando yo empecé a leer humor gráfico, lo que más me emocionaba era encontrar esos espacios de entrada a los mundos de la persona que hacían el humor. Tú veías una parte de lo que quería contarte y luego interpretabas un contexto social o te hablaba de un personaje y tú tenías que ir a buscar quién era el personaje.

–Pero eso tú también lo haces en Dosis.

–Bueno, es que yo trato de hacer humor con temas que me gustaría ver en otras viñetas. Yo pienso en mí como mi cliente. Entonces, sí, claro, a veces uso personajes de libros, históricos o populares.

–Tú usas mucho las frases populares para cambiarles el sentido.

–Es que yo viví en Ecuador casi toda mi vida y viajaba a Chile porque mi padre es chileno (su madre es ecuatoriana). Siempre me llamó la atención cómo un par de palabras que en Ecuador significan algo en Chile significan una cosa totalmente distinta. Por ejemplo, “relajo” en Ecuador es bulla, fiesta; en Chile significa “cansadísimo”. Eso me hizo estar consciente desde muy niño de que en los distintos países el lenguaje funciona de diferente forma. Por ejemplo, en Chile digo “te caché” y significa “te entendí”, y acá no… El español es un idioma muy delicioso, y jugar con eso a mí me entretiene. A veces invito a una reflexión crítica pero la intención principal del blog es satisfacerme como consumidor.
–¿Qué detestaste de Lima?

–El tráfico. Peruanos malditos, cómo manejan así. Chuck Norris no resistiría un día manejando en Lima.

Cosechando fans

Montt tiene 46 mil seguidores en Twitter, 18 mil fans en Facebook, 35 mil visitas diarias al blog y al menos una treintena de groupies en Lima. Alguna vez le ha autografiado un libro a un doctor en astrofísica.

Ha hecho ilustraciones para más de 30 libros. Y cuatro de estos libros son de su selección de viñetas de Dosis Diarias, los que no llegan a Lima por el elevado precio que tiene la producción de libros en Chile. “Igual vamos a traer unos 50 libros a 80 soles para intentar venderlos”, señala.

Pero sin libros en librerías, ni publicidad en grandes medios, en su corto paso por Lima, Alberto Montt ha logrado cosechar algunos groupies que fueron atrapados por su blog. Primero se encontró con algunos de ellos en una reunión de “tuiteros” en el Bar Habana de Miraflores y luego con otros en las actividades del IV Salón del Humor Gráfico. “El hecho de que esté ahí gente a la que le guste mi trabajo me parece tremendamente halagador”.

Encuentra a Montt
http://www.dosisdiarias.com
http://twitter.com/albertomontt

Montt recomienda
http://www.oleismos.blogspot.com
http://tuteblog.blogspot.com/
http://www.smbc-comics.com

Publicación original.

Promete eliminar droga en cárceles

Jefe del Inpe. Principal compromiso apunta a que impere la ley. En su primera aparición como jefe del INPE en el penal de Lurigancho, José Pérez Guadalupe se mostró partidario de entablar el diálogo pero con mano dura.

Mano dura contra la venta de drogas y ayuda para la resocialización de internos fueron las principales promesas del nuevo presidente del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), José Luis Pérez Guadalupe. El anuncio lo hizo durante la presentación del Consejo Nacional Penitenciario en el auditorio del penal de Lurigancho, frente a más de 200 reclusos, representantes de los cerca de 6 mil interno recluidos en sus 24 pabellones.

Pérez Guadalupe estuvo acompañado de los vicepresidentes del INPE, Julio César Magán Zevallos y Óscar Ayzanoa Vigil, el jefe de la Dirección General de Seguridad de Penales de la PNP, Gral. Hugo Delgado Vargas, y el director del penal de Lurigancho, coronel Antonio Flores Gómez.

Pérez destacó que trabajarán de la mano con la Policía y el Ministerio de Justicia. “Hace 25 años entré por primera vez a este penal. He visto mucho dolor pero sobre todo mucha indolencia. Queremos abrir las puertas del penal para que la sociedad entre y ayude”.
Afirmó que la principal política de la nueva gestión será el diálogo con los reos. Pero advirtió que se recuperará el imperio de la ley y el respeto al INPE. “No queremos que se descubra más corrupción o ingreso de drogas y alcohol”, sostuvo Pérez Guadalupe.

Señaló que para solucionar los problemas de seguridad aún hay un largo camino. “No solo hay que fijarnos al final de esta gran cadena de fracasos sociales que es la cárcel, tenemos que ir a las causas”. Pidió poner énfasis en la prevención.

Sobre los indultos para presos con enfermedades terminales, Pérez manifestó que ha pedido al ministro que nunca más se indulte a un fallecido.

Fujimori y cuestionamientos

El vicepresidente Julio Magán señaló que no le consta que el ex presidente Alberto Fujimori se encuentre en una cárcel dorada. Señaló que su régimen es ordinario y aplicarán la ley por igual para todos. Sobre los internos de la base naval, no hay cambios previstos.

Por su parte, el segundo vicepresidente Óscar Ayzanoa respondió a los cuestionamientos por haberse allanado como representante del Estado ante la CIDH por la matanza de Castro Castro. Dijo que lo hizo bajo el amparo de una Resolución Suprema y que no hubo ninguna irregularidad.

Datos

En evaluación. La adquisición de bloqueadores de celulares aún se encuentra bajo análisis. La propuesta actual implica el desembolso de un millón y medio de dólares por penal. Se podrían adquirir equipos nacionales para abaratar costos.

En contra. Pérez no comparte la idea de reducir todos los beneficios penitenciarios.

Desplazados exigen que gobierno les otorgue terreno que les fue usurpado

2 mil familias. Fueron desalojados a inicios de año por la policía y matones. Víctimas del terrorismo que habitaban por 6 años un terreno baldío en Cieneguilla solicitan que el Estado intervenga para que puedan regresar.

Jonathan Castro.

Los largos años de sufrimiento para algunas víctimas del terrorismo aún no terminan. A inicios de año, cerca de 400 desplazados de Huancavelica, Ayacucho, Junín y Apurímac y otras familias fueron desterrados de los asentamientos humanos que habían formado desde el 2006 en un terreno baldío ubicado a la altura del kilómetro 14.5 de la carretera a Cieneguilla. El predio le pertenecía a la Fuerza Aérea.

Los habitantes de Shalom, 14 de Diciembre, Señor de los Milagros, Padre Fray Urraca, ex denuncio Minero y Molles fueron violentamente desalojados el 11 de marzo de este año. En palabras de los pobladores “fue un trabajo conjunto entre policías y matones contratados por traficantes de tierra de la ‘Asociación Estrellitas’”. Según Carlos Ruiz, presidente de los ex habitantes de Shalom, “la policía nos desalojó y los matones quemaron nuestras pertenencias y casas”.

Anteayer, martes 31, presentaron una carta a Palacio de Gobierno en la que le solicitaban al presidente Humala la adjudicación directa de un área remanente de 22 hectáreas en la zona donde antes vivían. Sostienen que son personas en extrema pobreza y ese sería un acto humanitario.

Fuego cruzado de traficantes

Carlos Ruiz Huayllaccaha, natural de Vizcatán, Ayacucho, fue rondero en los tiempos más duros de la violencia terrorista. En compañía de su familia llegó a Lima en 1999 como desplazado. Con mucho esfuerzo se instaló en la Parroquia de San Pedro, en Chorrillos, y sobrevivió gracias a la venta de caramelos. En el 2004, él y otros desplazados ocuparon el terreno de Cieneguilla en el que vivieron tranquilamente por dos años. Levantaron casas de concreto, locales comunales y wawa wasis.

A mediados del 2006 llegaron los primeros traficantes que empezaron a cobrar por los terrenos y los organizaron como la Asociación Artesanal Shalom. La pesadilla, según ellos, comenzó con la primera aparición de la Asociación Estrellitas en marzo del 2010.

Las invasiones violentas de “Estrellita” se hicieron constantes a lo largo del año. Quemaron casas y se enfrentaron a tiros contra los moradores. Producto de esos enfrentamientos 12 personas murieron.

El juez Segundo Sarria Carbajo, del Juzgado Especial Transitorio de Cieneguilla, ordenó para el 11 de marzo de este año el desalojo de los asentamientos bajo la excusa de que una de los dirigentes de Shalom, María Briceño Cervantes, había usurpado el terreno a la “Asociación Estrellitas”.

Apenas 5 días después del desalojo, La Superintendencia Nacional de Bienes Estatales subastó 18 de las 82 hectáreas del territorio. Juan Carlos Rodríguez Choque y Alexander Cáceres Castro, representantes de Estrellita, se adjudicaron los 188 mil metros cuadrados a la irrisoria suma de 165 mil dólares. Menos de un dólar por metro cuadrado.

Hoy, sin embargo, Estrellita ocupa las 82 hectáreas.

¿Cercanías con el APRA?

A fines de febrero, un sujeto que sólo se identificó como “Félix” se acercó pidiendo una cuota de 100 soles “para la campaña del doctor Jorge del Castillo”. Sostenía que él los iba a ayudar con los papeles. Unos 200 pobladores pagaron la cuota. El ex congresista niega relación alguna con el cobrador de cupos. Lo cierto es que “Félix” cobró el dinero y desapareció.

Carlos Ruiz señala que días después de que “Estrellita” se adjudicara parte del terreno, algunos traficantes se pararon frente a la Superintendencia de Bienes Estatales con carteles de agradecimiento a los ex congresistas apristas César Zumaeta y Jorge del Castillo.

Pero el APRA no sería el único partido involucrado con Estrellitas. Rodríguez Choque fue gobernador de Cieneguilla con Toledo y es militante de Perú Posible.

“Los traficantes nos trataron igual que Sendero”

”Ingresaron a mi cuarto y me encañonaron con dos pistolas a decirme que me iban a hacer abandonar mi casita. Me trataron igual que los senderistas en Ayacucho”, refiere Carlos Ruiz Huayllaccaha.

Filomena León Ccarhuanco perdió su casa y los 30 pollos que criaba. Ella pagó 2,500 soles a los primeros traficantes. La policía la golpeó brutalmente el día del desalojo. Hoy, frente al terreno al que ya no puede ingresar, no oculta su impotencia de que los usurpadores estén viviendo en la casa que tanto le costó levantar.

En mayo del 2010, pobladores de Shalom descubrieron que unos matones contratados por los traficantes empezaron a entrenar para tomar Shalom en un local cercano a la comisaría de Vitarte. Denunciaron el hecho a la comisaría pero no les prestaron atención.

Cuando Filomena León fue a pedir ayuda al alcalde de Cieneguilla Emilio Chávez, éste le dijo: “váyanse por donde han venido que en Cieneguilla no hay espacio para Uds”.

“No nos hace caso porque nuestros dirigentes de Shalom también eran traficantes. Pero nosotros los pobres somos los más afectados”, señala resignado Carlos Ruiz.

Publicación original.