Directores, los que tienen mayor opción

Alexander Payne, por Los descendientes; Terrence Malick, por El árbol de la vida; Martin Scorsese, por La invención de Hugo; y Woody Allen, por Medianoche en París.  Uno de ellos acariciará el cielo esta noche.

COMPITEN. Alexander Payne , director de Los descendientes. “Quiero hablar cuando tenga algo que decir”, dijo el cineasta a un reportero que le recordó que en quince años sólo ha hecho cinco películas. Debajo, Terrence Malick. Su película El árbol de la vi

 

Con cinco nominaciones a mejor película, director, actor, guión adaptado y montaje, Los descendientes, de Alexander Payne, asoma entre las favoritas a llevarse  más de una estatuilla. La historia que narra Payne es la de un padre de familia acomodado pero trabajólico, que intenta recuperar la relación con sus hijas después de un accidente que dejó en coma a su esposa. Esta película representó el sí de Payne a Clooney. Ocho años atrás, cuando Payne iba a empezar a rodar Entre copas, Clooney le pidió que lo dejara interpretar el papel protagónico. Payne se lo negó pues buscaba un actor menos mediático (Paul Giamatti) que mostrara una imagen del perdedor clásico de sus películas.

La dirección de actores de Payne es impecable. Y Clooney protagoniza uno de sus mejores papeles en mucho tiempo. Los padres de Payne eran inmigrantes griegos, y al llegar a Estados Unidos decidieron modificar su apellido original Papadopoulos. Él no ha sido muy prolífico: sólo ha dirigido cinco películas en quince años, y tampoco ha hecho mucho como guionista. “Quiero hablar cuando tenga algo que decir. No soy prolífico como Woody Allen o esos tipos que pueden sentarse y escribir. Espero adquirir la habilidad para acceder a mis experiencias personales en la forma libre en la que se dan. Creo que aún no he logrado eso”.

Trabajó en películas y televisión antes de que escribiera su primera película, Citizen Ruth, en la que narra la historia de una mujer pobre e irresponsable que ha quedado embarazada otra vez. Sus cuatro hijos fueron tomados en custodia por el Estado por su incapacidad para cuidarlos por su adicción a las drogas.

La película fue nominada al Festival de Sundance. Así son los personajes de Alexander Payne, y por eso llamó la atención de la crítica este abrupto cambio a una historia más convencional.

La película que más éxitos le trajo fue la comedia dramática Entre copas. Ganó el Oscar al Mejor guión adaptado y el globo de Oro a Mejor película comedia y Mejor guión.

Terrence Malick

Vuelve después de seis años con un filme que ha recibido los peores comentarios. El árbol de la vida no está hecha para un público fácil. Este tiene que hacer un esfuerzo continuo para entender lo que sugiere la película, pues no está hecho con base en una narrativa estructurada, sino a modo de retazos, imágenes que sugieren, frases discontinuas y metáforas, acompañadas de la canción “Las barricadas misteriosas” de François Couperin. Aborda la vida y las recriminaciones de una familia norteamericana de clase media de los años 50 al Dios creador.

Las opiniones de los críticos apuntan en la misma dirección ante la pregunta de si se trata de una obra maestra o de un gran fraude: no lo saben. En lo que sí coinciden es en señalar que Malick aspiró a mucho. Malick es uno de los directores, productores y guionistas más enigmáticos de Hollywood. No le gusta ser fotografiado ni acude a recibir los premios que le otorgan. No da entrevistas a la prensa, por lo que su trabajo a veces es desconocido. No hay muchos datos sobre él que no sean de sus películas, salvo que creció entre Oklahoma y Texas, en Estados Unidos, y estudió filosofía en Harvard y Oxford.

El otro duelo

Dos directores queridos por la audiencia tendrán un enfrentamiento aparte. Martin Scorsese (un Oscar a mejor director por Los infiltrados) competirá contra Woody Allen (uno por Annie Hall) por el premio a mejor director. La delantera, sin embargo, la lleva Scorsese. La invención de Hugo ha sido nominada a 11 categorías, mientras que Medianoche en París tan solo a cuatro.

Las dos películas están ambientadas en París pero en diferentes años. Medianoche en París es el regreso de Allen con una comedia romántica de corte ligero, risueño, inquieto y bohemio. Convierte a Owen Wilson, un actor estereotipado en películas cómicas, en un gran personaje que empieza sus aventuras con artistas del pasado a partir de la medianoche. Es un recorrido por el arte parisino que ama Woody.

La invención de Hugo, de Martín Scorsese, es la historia de un niño huérfano que vive escondido en una estación de tren, y que se verá envuelto en una aventura cuando intente reparar el robot estropeado que le dejó su padre. Es un homenaje a los orígenes del cine como máquina generadora de sueños.

 

Claves

Homenaje al cine. El Circo del Sol presentará su show ‘Iris’, un homenaje a la historia del cine, en la ceremonia de premiación de los Oscar. El espectáculo contará con más de 50 artistas de la compañía. Es una obra para ser presentada exclusivamente en el Teatro Kodak, lugar donde se celebra la premiación de los Oscar año a año. Fue estrenado en setiembre del año pasado. Será la segunda vez que El Circo del Sol participe en una ceremonia. La primera ocurrió en el 2002, con un número que era en realidad un collage de varios shows.

Votos blancos. Año a año, llama la atención que en muchas categorías los premios no se los lleven las películas preferidas por el público o por los cinéfilos. Siempre se suele hablar de un extraño gusto de la Academia. Quizás el motivo de esto se encuentre en lo que Los Angeles Times reveló la semana pasada: de los más de 5 mil votantes, 94% son blancos, 77%, hombres y 86% mayores de 50 años. La Academia no publica una relación de sus miembros, y por lo general no se conocen los unos a los otros. La mayoría son trabajadores de la industria pero, como la membresía es para siempre, muchos de ellos no han trabajado en una película en décadas.

Yo paso. Ser miembro de la Academia es extremadamente complicado. Una nominación, o incluso un premio Oscar, no es puerta segura para el ingreso. A veces se trata más de convencer que de merecer. Entre las sorpresas de la investigación se encontró que ni Woody Allen ni George Lucas son miembros votantes de la Academia. Ambos rechazaron unirse.

Cartelera bien parada. Afortunadamente casi todas las películas nominadas a los premios más importantes han llegado a la cartelera local. Y las que no han llegado aún, por ejemplo El árbol de la vida, pueden descargarlas gratuitamente vía torrent desde www.thepiratebay.se

 

Cifras

5.829 es el número exacto de votantes de la Academia de las  Artes y las Ciencias Cinematográficas.

3.400 son los asientos en el Teatro Kodak, donde esta noche se entregarán los premios de cine más esperados del año.

500 millones de dólares costó la construcción del Teatro Kodak, cuya edificación en la ciudad de Los Ángeles culminó en el 2001.

24 categorías serán premiadas pero hay 50 estatuillas pues algunos premios los ganan varias personas a la vez.

3,85 kilogramos es el peso oficial de cada una de las estatuillas del Oscar que se entregarán esta noche.

Publicación original en revista Domingo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s