Oscar les quita el sueño

Meryl Streep versus Glenn Close. Dos consagradas figuran entre las cinco nominadas al premio a mejor actriz. Una convierte en oro todas las ficciones que toca. La otra es igual de talentosa, pero no exhibe el mismo éxito que su colega. Ambas se encontrarán esta noche en el Teatro Kodak de Los Ángeles. Desean irse a casa con esa estatuilla. Ojalá que la noche les sea propicia.  

Dos consagradas figuran entre las cinco nominadas al premio a mejor actriz.

Dos talentos mayores del séptimo arte sostendrán esta noche un duelo por alcanzar la estatuilla dorada de la Academia. Meryl Streep, quien llega como favorita por su actuación como Margaret Thatcher en La dama de hierro, tendrá entre sus rivales a Glenn Close, que vuelve a ser nominada a Mejor Actriz, después de 23 años, por su inmejorable trabajo como Albert Nobbs.


Además de cierto parecido físico (Close suele contar que la han confundido con Streep), ambas nacieron a fines de los cuarenta y empezaron sus carreras como actrices a inicios de los setenta. En 1993 actuaron juntas en La casa de los espíritus, junto a Jeremy Irons, Winona Ryder y Antonio Banderas. La película dirigida por Billie August se basaba en la novela homónima de Isabel Allende. No fue un éxito comercial, y sus actuaciones no merecen el calificativo de “memorables”, pero el filme obtuvo premios en festivales de Alemania, Cuba y Dinamarca. Ambas también tuvieron roles secundarios en el drama romántico El atardecer (2007) de Lajos Koltai.

La interpretación que Meryl Streep hace de Margaret Thatcher es subyugante, tanto en el apogeo de su mandato como en el ocaso de su vida. Tras profundizar en su personaje, Streep empezó a admirar la determinación de la ex primera ministra del Reino Unido para abrirse paso en un entorno predominantemente machista. Algunos confundieron las palabras de esta norteamericana de 62 años, y entendieron que era devota de las políticas de la señora Thatcher, pero ella se ha apresurado a precisar que es una liberal de izquierda. De conservadora, ha dicho, no tiene nada.

Las últimas películas de Streep: Julie & Julia, La duda, Mamma Mia, El diablo viste a la moda y El ladrón de orquídeas han ganado premios y nominaciones en festivales estadounidenses. Para algunos críticos de cine es la Academia la que necesita reconocer la trayectoria de Streep. Y a estas alturas de su carrera ella ya no necesita el reconocimiento de la Academia. Hasta el momento ha sido nominada a todos los premios que el Oscar “requiere”: Globo de Oro, SAG y el premio de la crítica. Además, se acaba de alzar el prestigioso premio a Mejor Actriz del Círculo de Críticos Cinematográficos de Nueva York.
Glenn Close, por el contrario, llega como una sorpresa en medio de los años más grises de su carrera.

Nacida en Connecticut, Estados Unidos, en 1947, saltó a la fama en 1987 con su papel en el thriller Atracción fatal. Poco después apareció en The paper, una comedia que llevaba un epígrafe memorable: “Nunca dejes que la verdad estropee una buena historia”. Probablemente sea uno de los rostros más conocidos del cine gracias a sus caracterizaciones de la perversa Cruela de Vil en 101 dálmatas y 102 dálmatas. Si bien ha rodado un número de películas muy similar al de Streep (por encima de los 60 títulos incluyendo series y filmes de TV), la mayoría de las últimas no tuvo mayor trascendencia. Hubo una, sin embargo, que la rescató de ese declive en su carrera. Nos referimos a su participación en 51 episodios de Damages (Daños y perjuicios) entre el 2007 y el 2011, con la que ganó un Globo de Oro y dos premios Emmy.

Close también trabajó como productora de Albert Nobbs. Ella misma contrató al hijo de Gabriel García Márquez, Rodrigo García, para que dirija la película. Ya había trabajado con él en dos ocasiones.
Para Close, la fortaleza de la película y su actuación no están en que se aborde el tema de género a través de la historia de una mujer que tiene que vivir como hombre, sino en el intento de sobrevivir y sentirse seguro a lo largo de la vida de las personas. Albert Nobbs es la personificación del miedo en una sociedad de inicios del siglo XX que trataba mal a la gente pobre, y peor a las mujeres pobres.

Meryl Streep

17 nominaciones, dos Oscar ganados.

Debutó en 1971 con El burlador de Sevilla.

Saltó a la fama con The Deer Hunter (1978) y Kramer vs Kramer (1979).

Entre sus películas se encuentran Manhattan (1979), Sophie’s Choice (1982), Out of Africa (1985), A cry in the dark (1988), Postcards from the edge (1990), The bridges of Madison County (1995), One true thing (1998), Music of the heart (1999), Adaption (2002) y The hours (2002).

Interpretó la voz de Jessica Lovejoy, la novia de Bart Simpson (1994), y la voz de canto de Ned Flanders.

Tenía que soportar un maquillaje diario de dos horas y media para convertirla en las diferentes edades de la baronesa Thatcher.

La producción de La dama de hierro costó alrededor de 13 millones de dólares.

Meryl Streep ya le ganó un premio Emmy a Mejor Actriz a su amiga Glenn Close en el 2004.

Glenn Close
6 nominaciones, no tiene Oscar ganados.

Debutó como actriz en 1974 e hizo fama en Broadway.

Se hizo conocida por su participación en Atracción fatal (1987) y Relaciones peligrosas (1988).

Entre sus películas más conocidas están Inmediate family (1989), Mars Attacks (1996), 101 dálmatas y su secuela 102 dálmatas, El avión del Presidente, Tarzán I y II y Nueve vidas (2005).

Interpretó la voz de la madre de Homero Simpson en algunos capítulos en 1995, 2003 y 2008.

Lloró la primera vez que se vio a sí misma vestida de hombre durante la grabación.

La producción de Albert Nobbs costó cerca de 8 millones de dólares.

Viola Davis en Criadas y señoras

No figura entre las favoritas porque ciertos críticos consideran que el papel principal en Criadas y señoras lo tiene Emma Stone. Pero, para otros, eso no es más que una insensatez porque sería inimaginable la verosimilitud de un personaje como Aibileen (que crió a 17 niños blancos y perdió a su hijo trabajando para ellos) sin la magistral interpretación de Viola Davis. La película está ambientada en Mississippi, en los años sesenta, en los comienzos de la lucha por los derechos civiles de los afroamericanos. Basada en la novela The Help de Kathryn Stockett, la versión cinematográfica es ligera y cargada de humor pero también es una crítica a la sociedad americana de esa época.

Publicación original en revista Domingo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s