El candidato sombrío

A estas alturas, los esfuerzos de la oposición no han logrado cristalizarse en una candidatura alternativa a la presidencia del Congreso que pueda hacerle sombra a Víctor Isla. Pero la actividad de este en el Legislativo deja mucho que desear. No responde a llamadas ni quiere brindar entrevistas. Es un hombre hermético que, da la impresión, no es amigo de la transparencia.
10a.jpg

 

Desde su nombramiento como candidato del oficialismo a la presidencia de la Mesa Directiva del Congreso, Víctor Isla se ha mostrado esquivo con la prensa. La verdad es que desde la campaña electoral ya estaba ausente. Algunos de sus colaboradores en Loreto nos revelaron algunas características del sombrío personaje que ya tiene casi asegurada la dirección del Legislativo para el próximo periodo.

Víctor Isla hizo campaña desde Lima. En muchos de sus afiches solo aparecía el símbolo de la “O” y el número uno. Ni siquiera su nombre. Según sus colaboradores, Isla sabía que la tradición que mandaba en Loreto era que ninguna autoridad –ni congresistas ni alcaldes– resultaba reelegido. Quería cuidarse de que lo ‘quemen’, aunque el segundo triunfo consecutivo de Iván Vásquez en el gobierno regional lo animaba. Solo apareció públicamente en menos de cinco ocasiones entre Iquitos y Yurimaguas, siempre acompañado del candidato presidencial Ollanta Humala. Pero aportó económicamente para la campaña en su región y a nivel nacional. Según la segunda entrega del reporte de información financiera de la ONPE, Isla hizo cuatro aportes por un total de S/. 31 mil 726.

Algunas diferencias de agenda lo alejaron del Bloque Popular Amazónico, agrupación por la que fue elegido vicepresidente del gobierno regional. Pese a eso y a no ser un rostro muy visible, tenía un activo electoral importante: haber impulsado la ley que creaba la Universidad Nacional Autónoma de Alto Amazonas, en Yurimaguas, su tierra natal. El otro punto fuerte de su campaña fue la propuesta de la creación de un parque industrial en Iquitos, similar al de Villa El Salvador.

En el Congreso es casi unánime el desconocimiento que hay sobre él. Algunos parlamentarios consideran que su paso ha sido de un perfil extremadamente bajo, e incluso lo califican como sombrío. En el último año solo realizó algunas apariciones ante la prensa cuando su nombre fue voceado como candidato a la Mesa Directiva. Alberto Beingolea, de Alianza para el Gran Cambio, recuerda que la primera vez que oyó su voz en el hemiciclo fue en la última sesión del Pleno.

Un ex colaborador suyo asegura que Isla conoció a su polémico asesor Martín Reátegui –que purgó condena por senderista– poco antes de que este se involucrara en el asalto a Alto Lagunas, en 1985. Isla era entonces estudiante de último año de secundaria en el colegio Monseñor Atanasio Jáuregui Goiri, en Yurimaguas. De su paso por la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos poco se sabe. Tan solo que simpatizaba con la izquierda en el periodo en el que estudió en Lima (1986-1992). Con el tiempo Isla se volvió un político pragmático antes que ideológico.

Tenía 30 años cuando fue elegido regidor de Alto Amazonas por Somos Perú. Luego fue vicepresidente regional de Loreto y se vinculó con Venezuela, a través de su amigo Martín Reátegui. No tardaría en vincularse al naciente Partido Nacionalista de Ollanta Humala.

Durante el gobierno aprista, Humala se reunía con sus congresistas todos los lunes. En dichas sesiones, la participación de Isla no era destacada, recuerda un fundador del partido. Isla, al igual que Fredy Otárola, Daniel Abugattás, Marisol Espinoza, y otros cinco reelectos, goza de la absoluta confianza del presidente. Uno de ellos, José Urquizo, es ministro.

Isla fue parte de la fuerza de choque del nacionalismo parlamentario en el quinquenio pasado, aunque sus intervenciones fueron limitadas. La más vehemente fue para exigir las responsabilidades políticas de los ex ministros por el “Baguazo”.

Pero por qué Humala eligió a Isla como candidato a la presidencia del Congreso y no al actual vocero, principal escudero y movilizador de portátiles, Fredy Otárola. La cuestión tendría que ver con sus habilidades para generar consensos con los adversarios antes que con la fidelidad demostrada en el rebaño interno.

Como vocero alterno, cada vez que Otárola se iba de viaje, Isla quedaba como líder de la bancada. Convocaba a reuniones de congresistas y no dudaba en atender los reclamos, hablar con los que tenían discrepancias y recibirlos hasta altas horas de la noche. Mientras Otárola era estricto, Isla ponía paños fríos. Pero también hacía cumplir la disciplina: fue él quien firmó la expulsión de Jorge Rimarachín de la bancada. La mayoría de los nacionalistas aceptó con gusto su candidatura.

Pero su capacidad para generar consenso se extendió a las otras bancadas. Luego de que Otárola se anticipe y lo anuncie como candidato –el acuerdo interno fue no pronunciarse hasta el 25 de julio–, se reunió por tres horas con la dirigencia de Perú Posible para mitigar sus dudas, otras tres horas con la bancada y el mismo tiempo con la congresista Cecilia Tait, quien era la menos convencida con su postulación. Ella recuerda que Isla le demostró tener muñeca y apertura para escuchar propuestas para la agenda legislativa. Convenció a todos, y eso motivó que el partido de la chakana le brinde su apoyo. Sobre su vínculo con Venezuela, les dijo que no era real, y que el motivo de su acercamiento fue llevar a algunos ancianos a operarse la vista. Les aseguró que el trámite fue completamente regular, pues la Cancillería actuó de por medio.

Pero su habilidad no solo se manifestó en campaña. Un ex congresista fujimorista asegura que, pese a su vehemencia, era abierto para debatir, cualidad que sus compañeros no tenían. Lo califica como “radical pero transparente”. Isla logró firmas de sus opositores para las iniciativas legislativas en las que estaba involucrado.

Lo que podría desatar una polémica en su contra es haber firmado el dictamen del proyecto de Alto Purús como presidente de la Comisión de Transporte. El documento plantea declarar de interés nacional la construcción de una vía entre Puerto Esperanza, Ucayali, e Iñapari, Madre de Dios. Atravesaría el parque nacional Alto Purús y reservas territoriales indígenas en aislamiento.

DINERO VENEZOLANO

Cuatro días antes de la segunda vuelta entre Keiko Fujimori y Ollanta Humala, el diario opositor venezolano El Universal aseguró que Víctor Isla era el enlace para el ingreso del dinero chavista a la campaña electoral peruana. Según la publicación, esto lo logró a través de empresas fachada de la región Loreto, después de numerosos viajes que hizo a Caracas. La nota del periodista Joel D. Hirst fue acusada de tendenciosa, pues terminaba invocando a votar por Keiko Fujimori para seguir viviendo en paz. Isla y los voceros del nacionalismo desmintieron los dichos, asegurando que se trataba de una estrategia para bajarle la llanta a Humala.

Pero hay una cuestión que debería anotarse. Los dos mayores financistas de la campaña del nacionalismo fueron los desconocidos empresarios José Celis Salinas y Fermín Morales Matta. Cada uno aportó S/. 207 mil 750, superando al ex premier y financista más conocido, Salomón Lerner Ghittis, que dio S/. 204 mil 980. Celis es de Yurimaguas, es decir, paisano de Isla, y Morales radica allí hace varios años.

Son ingenieros y han ocupado cargos directivos en empresas de la región. Un ex empleado del gobierno regional de Loreto asegura que ambos son personas de confianza de Isla, e incluso Fermín Morales es su compadre. En tanto, desde que Humala asumió, José Celis ha ganado cuatro contratos con el Estado por un total de S/. 346,571, según consta en el portal del Seace. Las licitaciones son con las municipalidades de Alto Lagunas, Pinto Recodo y Pastaza. Sus anteriores contratos fueron en junio del 2011, por S/. 64,545 y tres en el 2008 por un total de S/. 25,140.

Publicación original.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s