Padre de mayor Bazán pide audiencia a Humala

 

El único apoyo que recibió del gobierno anterior fue 500 soles para viajar a Lima a declarar. Ahora necesita ayuda concreta.
Ruego. Don Felipe espera que el ahora congresista awajún Eduardo Nayap colabore con identificar a los 17 nativos que aparecen en la última foto conocida de su hijo. No quiere sanciones, sino que colaboren con indicios.

A diferencia del gran esfuerzo desplegado para dar con el paradero del cuerpo del estudiante Ciro Castillo, la situación del mayor Felipe Bazán Soles sigue en el abandono. Felipe Bazán Caballero, padre del oficial desaparecido en el ‘Baguazo’, pidió una audiencia con el presidente Ollanta Humala hace 15 días. La carta llegó a ese despacho a fines de la semana pasada.

“No busco responsables, solo busco a mi hijo. Me ratifico en mis palabras de hermandad con los nativos awajún, siempre  me trataron bien en las comunidades cuando fui a indagar”, señaló Bazán.

Para él, la responsabilidad de los hechos recaen en el Apra y la ex ministra del Interior Mercedes Cabanillas. Considera que no hicieron nada por dar con el cuerpo de su hijo, y que por el contrario querían cerrar el caso.

El único aporte que recibió su familia durante ese periodo fueron 500 soles del ex ministro del interior Miguel Hidalgo para que viaje de su natal Cajabamba (Cajamarca) a Lima a declarar que la policía continuaba con la búsqueda.

El resto de la larga travesía fue costeado de su propio bolsillo.

La esposa y los hijos del mayor Bazán continúan recibiendo el sueldo de oficial. Sin embargo, temen que en junio del 2012, al haber pasado los 3 años de desaparecido, simplemente se les dé una pensión de viudez y se archive el caso.

No tuvo el mismo apoyo que Ciro

1] “Felicito al señor Ciro Castillo por las acciones que ha realizado para encontrar a su hijo. Yo hice lo mismo pero no tuve el mismo apoyo. Jamás mandaron sinchis ni efectivos especializados para la búsqueda”, señala Bazán.

2] “Mi caso es diferente porque es una obligación del Estado y de la institución policial continuar con las indagaciones”, agrega.

3] En junio 2011, Bazán se reunió con el ministro Hidalgo y el director PNP Raúl Becerra. Al pedir resultados de la búsqueda, le dijeron que aún hay 9 oficiales Dinoes en Bagua. Pero para Bazán “los tienen de pantalla, pues no visitan las comunidades”.

Publicación original.

Anuncios

Andahuasi: negociado de acciones

 

Tras las ansias de control del complejo agroindustrial asoman diversos grupos de poder, uno de ellos Minera Volcán, de la familia Letts.

Edmundo Cruz y Jonathan Castro.

Polémica y codiciada azucarera Andahuasi

Tras las cuantiosas operaciones de compra y venta de acciones de la Empresa Agrícola Azucarera Andahuasi S.A.A. ocurridas en los últimos tres años asoman grupos de poder económico que parecen agazaparse en otros.

El gráfico que reproducimos al lado muestra las relaciones patrimoniales y familiares de uno de los más entusiastas compradores de acciones en este caso: Manuel Bustamante Olivares, líder del grupo identificado con su apellido.

Bustamante es abogado de profesión y está casado con Elsa Letts Romero. Tienen seis hijos, dos de ellos –Manuel José Marcos, el mayor, y Alonso José, el benjamín– figuran vinculados a operaciones bursátiles en pos de valores de Andahuasi.

Claudia Romero Briceño, esposa de Manuel José Marcos, compró un millón 657 mil 487 acciones de Andahuasi entre abril y mayo de 2009, en 17 días distintos.

Carlos Antonio Dellepiane Costa, hermano de María Beatrice Dellepiane Costa, esposa de Alonso José Bustamante Letts, adquirió por su lado 9 millones 297 mil 892 acciones entre agosto de 2007 y abril de 2009.

A esto se agrega un vínculo familiar elocuente: Elsa Letts Romero, la esposa de Manuel Bustamante Olivares, es prima hermana de Roberto “Boby” Letts Colmenares, el forjador de la minera Volcan, un personaje de la minería peruana fallecido el año pasado.

Por tanto, doña Elsa tiene el mismo vínculo con la hermana de “Boby”: Irene Letts Comenares, madre de José Ignacio De Romaña Letts, quien desde 1993 es director de Volcan Compañía Minera.

Por si fuera poco, Irene Letts Colmenares posee el 20% de Greenville Overseas Investment, la empresa off shore que hoy acapara el 46.9% de las acciones “clase A” de Volcan.

Accionistas de última clase

Andahuasi fue una de las 12 cooperativas azucareras que tras el fracaso de la reforma agraria velasquista se mantuvo como una unidad productiva por la complejidad de su manejo.

En sus gestiones marcó altibajos y fue acumulando deudas con el Estado, hasta que en 1996 el gobierno de Alberto Fujimori decidió capitalizar esas deudas, se convirtió en copropietario y comenzó a transformar la empresa en una sociedad anónima.

Hasta el 2004, el Estado mantenía en Andahuasi un 10.39 % del accionariado. Las cosas empezaron a cambiar el 2005. Industrial Andahuasi, una subsidiaria que poseía el ingenio azucarero y la planta de alcohol, entregó esta infraestructura a la matriz Empresa Agrícola Azucarera Andahuasi S.A.A. y a cambio de esa cesión de una propiedad controlada por los trabajadores se le reconoció el 30.69 % del accionariado.

El 2009 un paquete de 21.97% fue negociado por el presidente del directorio, Eduardo Núñez Camara, y el gerente general Carlos Rivas, sin las correspondientes autorizaciones. Transaron su venta con el grupo Wong por la suma de 49 millones de soles, a razón de un sol por acción después de haber estado planteando S/. 1.80.

La ley prohíbe la venta de paquetes de tal proporción, por lo que el órgano supervisor objetó y multó a los infractores. No sólo Wong, también Bustamante había incurrido en falta.

Sin embargo, la concesiva supervisora no tardó en allanar el camino a la corrección.

El grupo Wong sostiene haber alcanzado el 50% del accionariado, y así lo ha reconocido Conasev. Los beneficiados han celebrado junta de socios y elegido nuevas autoridades. La supervisora también ha convalidado el ilícito.

Según han denunciado los representantes de los trabajadores, el dinero producto de la operación no ha ingresado a las arcas de la empresa azucarera, sino que permanece depositado en una cuenta a nombre de los hermanos Wong y de Eduardo Núñez.

Este hecho reafirma el sentido nada respetuoso de los derechos patrimoniales de los trabajadores azucareros que hasta setiembre del año anterior eran titulares del 70 por ciento del capital social.

El engaño a los trabajadores no solo fue del Grupo Wong. Parte del 16,81% de las acciones que la empresa panameña Ducktown Holding S.A., de propiedad de los Bustamante, adquirió de los trabajadores, fue malbaratada. Ofrecieron S/. 2 pero pagaron S/. 1.35.

‘El Ingenio’ de los Wong

En 1996, Jaime Mur y Genaro Delgado Parker asumieron Paramonga. Luis Castañeda Lossio fue presidente del Directorio. No tardaron en venderla al grupo Wong. Éstos se proponían repotenciar la producción, crear una planta de generación eléctrica para su consumo y entrar al negocio de la producción de papel.

Jaime Mur implementó un método excepcional de venta. Compró 200 autos a un millón de dólares y con esa especie logró comprar paquetes de acciones de montos  mucho mayores a la inversión.

El Grupo Wong también compró El Ingenio, otra azucarera. Acordó con los trabajadores repotenciar la fábrica. Al poco tiempo, el predio se cerró y solo sirvió de campo de cultivo para abastecer a Paramonga.

Publicación original.

Proyectos de hidroeléctricas amenazan con desplazar a asháninkas del río Ene

 

Pocos meses después de que se cancelara Pakitzapango, iniciaron estudios del Tambo 40. Ejecutivo ya presentó acuerdo energético con Brasil al Congreso.
Ignorados. Ruth Buendía señala que nunca fueron consultados.

Las recientes declaraciones del ministro de Energía y Minas, Carlos Herrera Descalzi, sobre la necesidad de construir varias hidroeléctricas en la selva peruana y la presentación al Congreso del Acuerdo Energético con Brasil por parte del Ministerio de Relaciones Exteriores, solo han despertado mayor preocupación en los dirigentes de los pueblos asháninkas. Ellos aseguran que sus tierras quedarán bajo el agua que contendrá las represas.

Ruth Buendía Mestoquiari, presidenta de la Asociación de Comunidades Asháninkas del Río Ene (CARE), señaló que “el desplazamiento de nuestras comunidades no es reparable como dice el ministro. Nosotros tenemos títulos de propiedad, tenemos chacras, casas, terrenos, donde nos desenvolvemos culturalmente. Es lo mismo que si te quitaran tu casa en Lima”.

Buendía Mestoquiari sostuvo  además que no tienen adónde ir, pues hacia el lado derecho del río Ene está la Reserva Nacional Asháninka y el Parque Otishi, y para el lado izquierdo se ubican las ciudades de Pangoa y Mazamari. “Espero que no piensen mezclarnos con los colonos”, sostuvo.

Concesiones hidroeléctricas

Los habitantes de las 17 comunidades de la zona se sienten amenazados y marginados en las grandes decisiones que afectan su destino. En los años noventa se vieron forzados a dejar sus pueblos por la guerra civil, especialmente los abusos cometidos por Sendero Luminoso. Ahora, la principal amenaza proviene de las grandes inversiones.

En un primer momento se enfrentaron a Pluspetrol y Repsol por los lotes 108 y 57, que estas compañías tienen concesionados en la zona para efectuar exploraciones petroleras. Actualmente, los proyectos hidroeléctricos se encuentran en la agenda del gobierno.

Como parte del acuerdo energético entre Brasil y el Perú, que regirá durante 50 años si es aprobado, el Ministerio de Energía y Minas realizó la oferta de 15 zonas en todo el Perú que tendrían potencial hidroeléctrico. En la cuenca del Ene, el Ejecutivo ha fijado tres proyectos: Pakitzapango, Tambo 40 y Tambo 60.

En diciembre de 2008, la empresa Pakitzapango Energía SAC, formada por Odebrecht y otras firmas brasileñas, obtuvo la concesión temporal del proyecto de hidroeléctrica Pakitzapango para realizar los estudios de factibilidad. El objetivo principal es construir una represa de 165 metros de alto en el lugar más estrecho del río, apenas 50 metros de ancho, denominado Pakitzapango. Ese lugar es conocido como “el lugar del águila”.

En varias oportunidades, ingenieros de la empresa quisieron ingresar a la zona para realizar los estudios, pero los nativos se los impidieron. La concesión temporal terminó sin poder cumplir su objetivo en agosto del 2010.

Lo que para los asháninkas significó un logro, se convirtió en una nueva pesadilla. En noviembre se concesionó, para la hidroeléctrica Tambo 40, otra parte del río Ene y parte del río Tambo. El proyecto ha sido otorgado a Odebrecht.

Si bien la construcción de la represa está proyectada en el río Tambo, los estudios de factibilidad se pueden realizar en cualquier parte de la concesión. Dado que el área otorgada llega justo hasta Pakitzapango, los nativos asháninkas temen que se retome el proyecto original.

Impacto negativo

Según estudios de CARE, con el apoyo de la Fundación Rainforest, se calcula que se inundarían 73 mil hectáreas y se afectaría con ello a más de 10 mil lugareños.

Solo la hidroeléctrica de Pakitzapango produciría más de 2 mil megavatios, el triple de lo que produce la hidroeléctrica de Mantaro. Pero, según advierte el biólogo Aldo Soto, es imposible que esa electricidad beneficie a las comunidades, pues requeriría de una gran planta de tratamiento eléctrico.

Horacio Zeballos Patrón, director de Gestión de Áreas Protegidas del SERNANP, ha señalado al Ministerio de Energía y Minas que la concesión del Tambo 40 debió ser consultada con su institución, debido a que afectaría a la Reserva Asháninka y la zona de amortiguamiento. Ese es trámite indispensable. Por su parte, CARE pide la anulación del Tambo 40 debido a que no hubo consulta previa. Los asháninkas esperan una respuesta clara de las autoridades.

Publicación original.

Surge polémica versión: el ataque a los palcos de la ‘U’ fue planificado

 

Dos días antes, “Tavo” Manrique llamó a un grupo de choque para planear la violencia, pero el objetivo no era matar, revelan fuentes de la barra crema.
Richard “Negro Ampilio “ Valverde Sifuentes, uno de sus secuaces, en el palco 217 de la “Trinchera Norte”.

Hasta hoy ha pasado casi inadvertido el protagonismo del abogado Gustavo Manrique Aliaga, más conocido como “Tavo”, en el fatídico ataque al palco aliancista en el que se encontraba y del que fue arrojado el joven Walter Oyarce Domínguez, el sábado 24 de setiembre.

Informaciones fidedignas proporcionadas por integrantes de la propia barra crema revelan que las acciones de violencia desencadenadas por el “Loco” David y el “Cholo Payet” no fueron casuales sino resultado de un plan preconcebido cuyo organizador habría sido “Tavo”.

Fue él, afirman los barristas, quien previamente convocó a un grupo de choque bastante fornido para llevar a cabo una venganza pendiente desde el clásico disputado en el estadio Monumental el año anterior.

El objetivo principal era robar la banderola de la “Barraca Rebelde” que en la temporada pasada había ondeado desafiante en los palcos sur del estadio crema.

Los organizadores se propusieron además otro objetivo: arrojar pintura y excrementos a la bandera gigante del club Alianza Lima que se iba a desplegar en la tribuna sur. Pero a la hora de los hechos, los planes debieron ser modificados debido a inconvenientes que tuvo la propia barra aliancista.

Ocurrió que cuando los barristas de la “U” subieron a la terraza de los palcos, el “Comando Sur” había replegado su banderola porque la estaban estirando de cabeza. Al grupo de Manrique solo le quedó arrojar la pintura a la gente, porque además no habían podido llevar hacia adentro el excremento.

Por el lado aliancista, debido a disputas internas entre la facción “Barraca Rebelde” y el “Comando Sur”, no se pudo colocar nuevamente esa banderola en los palcos. Pero aún así la banderola de la “108 grone” era un botín apetecible.

De acuerdo a una versión cruzada con dos fuentes, el ataque fue planificado con dos días de anticipación, pero –en esto fueron enfáticos– no estaba planeado asesinar a ningún hincha aliancista.

Manrique Aliaga fue comprendido en la segunda acusación fiscal, sobre todo a raíz de la denuncia de intento de compra que le hizo el otro acusado Richard “Negro Ampilio” Valverde Sifuentes.

Se le imputaron, entonces, los cargos de violencia y resistencia a la autoridad y encubrimiento personal por ofrecer dinero al “Negro Ampilio”.

Entre las imágenes registradas por los medios de comunicación Manrique no aparece en medio de  la turba que salta entre palcos agrediendo a los hinchas blanquiazules. Solo se le observa en las fotografías iniciales en el palco 217 de las tribunas de Oriente.

Defienden a “Loco David”

Hasta fines de la semana pasada barristas de peso de la Trinchera Norte hicieron correr la versión de que quien empujó a Walter Oyarce no fue el “Loco David”, sino el “Negro Ampilio”.

No se trata de testigos directos de los hechos pero sí de personas que en los momentos estelares han estado muy cerca de los actores y de la directiva de la barra crema. Esta última ha hecho su propia investigación, aseguran.

Según ellos, al abandonar el Estadio el “Negro Ampilio” repetía “la cagué”, a la vez que el “Cholo Payet” lo animaba diciéndole: “pero si es un cagón, de qué te preocupas”. Fue así como se armó la hipótesis que le tira la pelota al “Negro Ampilio”. Por eso, afirman, éste se retrae y ya no participa en la pelea en el palco 130-C.

Versiones en trompo

Las mismas fuentes cuentan que a la mañana siguiente, en circunstancias que el “Negro Ampilio” y el“Cholo Payet” estaban escondidos en Huaral, el primero de ellos recibió una llamada en la que le pedían que se entregara porque ya se sabía de su autoría.

Se suscitó un desacuerdo, los presuntos actores se culparon mutuamente. “Cholo Payet” regresa a Lima, y el “Negro Ampilio” viajó a Chachapoyas y se entregó a la autoridad. Las versiones han dado nuevos y contradictorios giros. Esta semana apareció otro supuesto testigo, un tal Jamil Ghaliya, que salió a declarar: “No, Oyarce “se cayó solo del palco”. La pareja del mismo declarante no tardó en desacreditarlo.

“A mí me dijo que eso era lo que tenía que decir para que le pagaran. Además él es cocainómano”, afirmó la mujer.

Antes del clásico, euforia reveladora en la barra crema

1] En la mañana del fatídico clásico, Giancarlo Díaz Meyzán, alias ‘Ratón’, se presentó en completo estado de ebriedad en la puerta de un ex dirigente de la Trinchera Norte. Allí, ‘Ratón’ vociferaba “Yo soy el elegido, mañana me vas a ver en todos los periódicos”.

2]Según testimoniaron fuentes de la barra de la U, el ex dirigente lo botó de su puerta. ‘Ratón’ continuó gritando que al día siguiente iba a salir en primeras planas y molestando a los transeúntes.

Publicación original.

El mago de la tecnologia

Un repaso a la vida de Steve Jobs, fallecido co fundador de Apple.

El aspecto simple y minimalista caracterizó toda la creación de Steve Jobs. Los rumores dicen que un día fue a buscar a sus empleados y les dijo “no sé cómo lo van a hacer pero necesito que nuestro teléfono tenga solo un botón”. Y crearon la genialidad.

Steve Jobs, fue un importante CEO que tuvo a su cargo la compañia Apple.

El pasado miércoles, el aviso oficial de la muerte de Steve Jobs se difundió a través de la web de Apple, empresa de equipos electrónicos a cuya historia se encuentra amarrado. El anuncio fue acompañado de una foto en grises del ex CEO de la compañía con el año de su nacimiento y el de su muerte. Era un anuncio sobrio, elegante, fiel al estilo que Jobs le impregnó a su más grande creación: la propia compañía.

Las agencias internacionales empezaron a rebotar rápidamente la información y las redes sociales se llenaron de mensajes de condolencia de los fanáticos de la tecnología que creó. En pocos minutos las frases “RIP Steve Jobs”, “#iSad”, “Think Different” y “Stay Hungry” se convirtieron en las más reproducidas mundialmente en Twitter.

Un video volvió a circular masivamente. Era el de la famosa conferencia que dio en la Universidad de Standford el  12 de junio del 2005. Jobs contó que su madre biológica lo dio en adopción cuando nació con la finalidad de garantizar que cuando crezca vaya a estudiar a una universidad. Los pobres padres que lo acogieron estaban gastando los pocos ahorros de toda su vida en pagarle los estudios en el Reed College. Para no perjudicarlos, Steve decidió dejar la universidad y asistir como alumno libre sólo a los cursos que eran de su interés. Entre otros cursos, asistió a un curso de caligrafía que encontraba fascinante pero del que no esperaba ningún efecto práctico en su vida. Años más tarde, lo aprendido le serviría para desarrollar la bella tipografía que caracterizó a la Macintosh.  “Fue el primer ordenador con tipografía bella. Si no me hubiera matriculado en ese curso, las Mac jamás habrían tenido múltiples tipografías, ni caracteres con espacio proporcional. Como Windows no hizo más que copiar a Mac, es probable que ningún ordenador personal los tuviera ahora”. La lección que quería dar con esa charla es que no se pueden conectar los sucesos mirando hacia el futuro, sino hacia las cosas que se han hecho en el pasado.

Les recomendó a todos los jóvenes recién egresados que para hacer lo que realmente quieren tienen que seguir su corazón y su intuición. Allí inmortalizó una frase que leyó en el último número de Whole Earth Catalog: “Stay hungry, stay foolish” (mantente ambicioso, mantente inquieto). Según Jhon Lasseter, director de Toy Story, Jobs no se dejaba guiar por la reacción de la audiencia de prueba sino que, si creía en algo, lo hacía firmemente.

Quizás el nombre de Steve Jobs a muchas personas no les suena tan familiar como el de su amigo y archirrival Bill Gates. Microsoft o Apple ha sido la gran duda a lo largo de muchos años al momento de comprar una computadora. Pero esa competencia no ha impedido que el ex hombre fuerte de Microsft escriba sobre su amigo: “en el mundo rara vez se ve a alguien que tenga un impacto tan profundo como el que Steve ha tenido y cuyos efectos se dejarán sentir durante muchas generaciones que están por venir”.

La historia de Steve Jobs y Apple nació en el garaje de sus padres en abril de 1976. Junto a sus compañeros Steve Wozniak y Ronald Wayne lanzaron la computadora Apple I en julio de ese mismo año. Wozniak la había fabricado manualmente pero Jobs tuvo la iniciativa de sacar un lote de 200 equipos para la venta. Lo que ofrecían era un tablero de circuitos ensamblados con chips en su interior. Los usuarios tenían que agregarles un carcasa, un transformador e incluso la pantalla de video para que funcione. En esa época se fabricaban las computadoras especialmente para gente adicta a la electrónica.

La carrera de Jobs no se caracterizó por inventar genialidad tras genialidad, sino por su perseverancia, una visión a futuro para saber lo que la gente necesitaría y una capacidad increíble para volver a empezar cada vez que lo tuvo que hacer.

Luego de un inicio prometedor con el lanzamiento de la Apple I y la Apple II (que solucionó las carencias que tenía la primera por falta de recursos), la sociedad con Steve Wozniak tuvo sus primeros fracasos con los modelos de computadora Apple III y Apple Lisa. En 1985, luego de aparecer en la portada de la revista Time y ser uno de los jóvenes más millonarios del mundo, fue despedido de la propia compañía que él fundó por disputas internas.

Sin trabajo a la vista, inició la etapa que él considera la más creativa de su carrera. Le compró a George Lucas una empresa de efectos especiales y la convirtió en Pixar, la hoy famosa productora de películas animadas. También creó NeXT, con el fin de producir computadoras para el mercado escolar y de negocios. Años después, Apple compraría esta empresa y Jobs volvería al liderazgo de la empresa que fundó.

En los 35 años que estuvo inmerso en la fabricación de ordenadores y otros equipos electrónicos, algunos no fueron bien aceptados por el mercado como las computadoras NeXT, Apple USB Mouse, the Cube, iTunes Phone, Apple TV.

Una recopilación de los cinco inventos más importantes de sus compañías mostrarán que el ex número uno de Apple estaba más cerca de nosotros de lo que pensaríamos. Josh Bernoff, vicepresidente de Forrester Research, sostiene en su última columna que Steve Jobs cambió el mundo 5 veces. La primera de esas fue con la creación de la Apple II, el primer ordenador personal casi tal como lo conocemos hoy en día. La segunda ocasión fue con la introducción de la Macintosh, en 1984. Con ella superó lo que hasta ese momento había producido la empresa Xerox e introdujo una usabilidad muy práctica que hasta los niños podían manejarla.

El tercer cambio vino 17 años después. Cuando Apple lanzó el iPod al mercado, ese tan solo era un dispositivo más para escuchar música. El gran vuelco se dio con la introducción del programa iTunes, a través del cual el usuario podía comprar canciones por internet y ya no discos completos. Esto cambió la esencia de la industria de la música para siempre.

El cuarto cambio estuvo en el ámbito de la industria de telefonía celular. Las aplicaciones y la superficie multitáctil del iPhone abrieron una ventana para el mundo desde el bolsillo. Los smartphones tuvieron que adaptarse para no quedarse relegados. El último cambio fue con la invención del iPad, tableta que está empezando a destruir el negocio de las PCs con un entorno más interactivo.

Bernoff también considera como una gran revolución las películas Toy Story y Buscando a Nemo que produjo el estudio Pixar bajo su genio.

Como reseña Jason Snell, editor que durante toda su carrera ha cubierto los avances de Mac, si hubiésemos escrito sobre la vida de Steve Jobs hace algunos años la historia sería distinta. Gran parte de lo contado sería sobre cómo Apple perdió la batalla de los ordenadores contra Microsoft-Windows. Sin embargo, en los últimos años los productos con el sello de la manzana generaron un viraje impresionante. Apple ya no es una empresa que producía productos raros para especialistas en diseño gráfico o edición de video sino una de las marcas más reconocidas mundialmente.

Muchos usuarios fieles a las PC se adaptaron rápidamente a los iPods, iPhones y iPads. Además, el abaratamiento de las computadoras personales contribuyó en los últimos años a atraer al público por varias razones sencillas: mejor diseño, no hay virus y mejor usabilidad.

A Steve le tocó morir justo al día siguiente de la presentación del iPhone 4S. Esta vez no pudo estar presente para presentarlo, como sí lo hizo a inicios de año con el iPad2. El cáncer pancreático no dejó de perseguirlo desde el 2004, pese a la operación, el trasplante de hígado y el largo receso que tuvo al mando de Apple.

En este momento millares de homenajes al ex jefe de Apple han inundado las redes. Seguramente, muchos de ellos habrán sido hechos con alguno de los productos que su empresa creó: textos recordatorios redactados en un iPad, fotos tomadas con iPhones, ilustraciones realizadas en una iMac o videos de Pixar remezclados en Macbooks Pro con música que alguien compró vía iTunes. Y esas creaciones, gracias a Steve, no van a parar.

Principales inventos

1975 A los 20 años trabajó junto a Wozniak en la empresa pionera en videojuegos Atari.

1976 Funda Apple y lanza su primera computadora Apple I. Era solo un tablero con circuitos. Los usuarios tenían que montarle una pantalla y otros aditamentos.

1977 Su segunda computadora, Apple II, se instala en la mayoría de colegios en Estados Unidos. Corrigió los defectos que tuvo en la Apple I por falta de presupuesto. Se vendía como paquete completo y la pantalla era a colores.

1980 Pese a que la venta de las Apple II aún era fuerte, sale al mercado Apple III, el primer gran fracaso comercial. La falta de ventilador interno ocasionó que muchos equipos se sobrecalienten y los compradores se desanimen.

1983 Apple Lisa se concibió gracias a una visita que hizo Steve Jobs a la fábrica de Xerox.

1984 Introducen la primera Macintosh. Permitía a los usuarios controlar la computadora mediante un mouse y ya no tipeando comandos. No es bien acogida en el mercado.

1985 Luego de ser expulsado de Apple, Jobs crea NeXT. Con esta empresa busca posicionarse en la producción de computadoras para educación y negocios.

1986 Adquiere Pixar (antes Graphic Group). La idea inicial era convertirla en una compañía desarrolladora de hardware para gráficos.

1990 Lanza la primera y segunda generación de computadoras NeXT. Desarrolla el corazón sobre el cual resurgirá Apple, cuando la compre en 1996.

1995 Después de años de fracasos en su idea primaria, Pixar realiza su primera película animada en 3D: Toy Story. Fue un éxito.

1998 Apple lanza la iMac, que vuelve al concepto de ser solo una pieza. Cambia los disquetes por CD-ROM.
1999 El iBook se vuelve una de las laptops más accesibles de Apple.

2001 El iPod, uno de los mayores éxitos de Apple, copa el mercado. Gran almacenamiento para centenares de canciones de modo portátil.

2007 Sale a la venta el primer iPhone. Renuevan el concepto de smartphones por su característica multitáctil.
2010 Anuncian la primera tableta iPad.

2011 Steve Jobs reaparece después de su largo descanso médico para presentar el iPad2.

Datos

2,500 dólares es lo que costaría la Apple I al cambio actual.

317 es el último número de patentes registrado en las que Steve Jobs figura como inventor o coinventor. Varían entre computadoras y otros aparatos.

5 millones de dólares fue lo que le costó comprar Pixar. Puso 5 más como capital.

Enfoque

Diseño, luego tecnología
Eduardo Villanueva Mansilla
Experto en tecnologías de la información

Hace unos años, Steve Jobs calificó a Apple como una compañía en la encrucijada entre la tecnología y las humanidades. Por eso sus creaciones siempre fueron una mezcla de “fierro” con diseño muy logrado. Su pasión por la caligrafía y su insistencia en que una película es primero que nada una buena historia muestran su origen humanista.

Las computadoras de Apple siempre fueron primero diseño y luego tecnología. De ahí la actitud negativa de los tecnólogos pero su éxito con los consumidores, para los que el diseño es lo que hace a un iPod irresistible: limpieza de líneas, simplicidad de manejo, claridad de propósito.

Jobs no fue ingeniero sino diseñador, un humanista que hacía máquinas que nos facilitaban la vida. Desde la primera Macintosh, una revolución conceptual que no fue inmediatamente exitosa, hasta el iPad, lo que manda es una buena idea, bien implementada, antes que la potencia tecnológica o los mandatos del marketing. Como dijo una vez, los consumidores solo saben lo que quieren cuando se lo damos. Apple y Pixar han llegado a las alturas en que están no por someterse a la tecnología, sea de la información o del marketing, sino por poner lo humano primero. Ese es el mayor legado de Steve Jobs.

Publicación original.

“Loco David” y “Cholo Payet” eran los “jefes” del Monumental

Todo empezó en el 2009, cuando David Sánchez-Manrique y José Roque Alejos se juntaron por primera vez en la discoteca Onuba, en el distrito de San Borja.

Martín Hidalgo y Jonathan Castro.

Violencia. 7:30:38 PM del 24 de setiembre. Los barristas liderados por el “Loco David” y “Cholo Payet” ingresan a los palcos en busca de la banderola aliancista.

Hombre pobre, hombre rico; el mismo vicio, el mismo destino.

José Roque Alejos, nacido en modesta cuna, se hacía llamar el “Cholo Payet” en homenaje a la familia de ese apellido que lo crió. Sin negocio conocido, recién el 31 de agosto de este año sacó registro de contribuyente de la Sunat, pero no precisa a qué actividad económica se dedica. Reside desde hace varios años en el jirón Bolognesi 305, en Playa Rímac, Callao, en una zona brava, insegura y temida. No tiene hermanos de padre y madre, según el Registro Civil. Y el 5 de mayo cumplió 42 años.

David Sánchez-Manrique Pancorvo, único hijo varón del notario público David Sánchez-Manrique Tavella. Nacido en cuna dorada, en Miraflores. El primogénito estudió en los mejores colegios y se graduó en la Universidad del Pacífico. Se preparó para tomar las riendas del negocio familiar. Vivió con sus padres hasta el 2010, en La Planicie, La Molina, año en el que se compró un departamento en un sexto piso en la exclusiva zona de Cerros de Camacho por 288 mil dólares. Su padre confiaba mucho en él. Por ejemplo, le dio un poder para que venda un enorme terreno de su propiedad de 22 mil 355 metros cuadrados a la empresa Hipermercados Tottus. Pero el “Loco David” tenía sus propios negocios y administraba otros, como la discoteca Onuba, de propiedad de José Essenwanger Rojas y Carlos Herrera Loayza.

Además de la afición por las juergas, “Cholo Payet” y “Loco David” comparten el mismo fanatismo por Universitario de Deportes:  violento y alucinado. Un fanatismo sin límites, basado en la destrucción del enemigo, en códigos que significan la vida o la muerte del contrario y que se da en todas las llamadas “barras bravas”. Un fanatismo que no diferencia clases sociales, si eres de cuna humilde o de cuna de oro, si  tienes la formación de la calle o de aula universitaria. La tarde del clásico Universitario-Alianza del sábado 24 de setiembre en el estadio Monumental, no era la primera vez que “Loco David” y “Cholo Payet” se juntaban.

Un líder de la “barra crema” relató con la condición de no mencionar su identidad: “Como tenía plata, ‘Loco David’ alquilaba un o dos palcos para su gente. Como tenía billete hacía lo que se le venía en gana. Pero no era bien visto en la barra por su pinta de ‘pituquito’ mandón y soberbio. Acostumbrado a vivir de la gente de plata, ‘Cholo Payet’ se le arrimó. Como ya tenía su fama por haber sido amigo de ‘Misterio’ y haber salido en la miniserie, ‘Loco David’ aceptó el acercamiento porque creía que así iba a tener influencia sobre la barra. Pero no fue así. Al ‘Cholo Payet’ lo tenemos marcado hace tiempo. ‘Cholo Payet’ simplemente vivía al ‘Loco David’”.

Marcados por la violencia

Dos ex barristas de Universitario, ahora trabajadores de éxito, sin relación entre sí, recuerdan que en   1991 o 1992, Universitario perdió un importante juego en el Lolo Fernández. Eran las épocas en las que la hinchada bajaba a reclamar a los jugadores. El “Cholo Payet” fue a increparle por el resultado a José “el Puma” Carranza. Este le respondió y el “Cholo Payet” finalizó la discusión con dos cachetadas que “noquearon” a Carranza, según los testigos. La violencia era la marca del “Cholo Payet”.

El jueves 22 de setiembre, 48 horas antes del clásico del fútbol nacional, en el libro de visitas de la Trinchera Norte, se leía: “Bueno, cremas, se acerca la hora. Los ‘kagones’ (aliancistas) ladran y ladran. Y para la directiva, que no sea como los anteriores partidos que entran (los aliancistas) a los palcos suite y cuelgan sus banderas. Esperemos que esta vez no pase eso”.

Se trataba de una advertencia

El “Loco David” y el “Cholo Payet” al ver la banderola colgada en los palcos C-130 y C-128 (en este se encontraba Walter Oyarce Domínguez) encontraron la justificación para atacar a los rivales aliancistas. Todos los invitados de esa tarde del “Loco David”, los integrantes de su barra privada que incluía a Jorge Montoya “Calígula”, Richard Valverde Sifuentes “Negro Ampilio”, “Caliche”, “Chiclayano”, entre otros, participaron. Aleccionados por el triunfo sobre el rival y el consumo de marihuana, según reconocieron varios de los barristas ante el fiscal César Espinoza Huaraca, como consta en el atestado policial, fueron a dar caza a los “kagones” del C-130 y C-128.

Un integrante de una de las facciones de Villa El Salvador de la Trinchera Norte que conoció durante mucho tiempo a José Roque Alejos reveló: “Cada vez que alguien le preguntaba su verdadero nombre al ‘Cholo Payet’ este te mentaba la madre. Así se fue ganando el respeto entre la barra desde las épocas de ‘Misterio’ (Percy Rodríguez Marchand, un barrista ‘crema’ que se mató jugando a la ruleta rusa en 1997)”.

José Roque Alejos empezó a forjarse un nombre en la barra crema en noviembre de 1988. Fue cuando lloraba su primera gran derrota quemando el bus de Sporting Cristal. Esa vez los celestes se coronaron campeones nacionales en la cara de toda la Trinchera Norte.

“Cholo Payet” tenía por entonces 19 años y pertenecía a la facción conocida como “Falange”, de San Martín de Porres, grupo que a mediados de los noventa tuvo bajo su dirección a la barra principal de Universitario. Allí conoció a “Misterio”.

“La gente de la barra se fue resintiendo con él, pues le pedían al ‘Cholo Payet’ una entrada para el partido y este no les daba nada y encima les metía un puñete. El barrista venía ensangrentado y me lo contaba”, declaró “Misterio” sobre su amigo José Roque Alejos en una entrevista que rescata la revista de hinchas “Agustinorte”.

Onuba, el sitio clave

El reinado del “Cholo Payet” en la Trinchera Norte solo duraría hasta el 2009, cuando se separó de la dirigencia de la barra crema después de que se le acusara de malos manejos y se convocara a elecciones. El mando pasó a manos de Héctor Febres Zegarra (“Tortuga”) y “Chapulín”.

El “Cholo Payet” desapareció de la “cúpula” crema y solo se aparecía ocasionalmente en el estadio, mientras que el otro líder, “Foreman”, tomaría rumbo hacia Cusco. Dos años después, “Cholo Payet” reaparecería con un grupo propio integrado por “Loco David”, “Calígula” y “Negro Ampilio”.

Según fuentes de la Trinchera Norte, “Cholo Payet” conoció al “Loco David” en el 2009, exactamente cuando este abandonó la dirigencia de la “cúpula” crema. El encuentro se produjo por intermedio de allegados barristas de la facción “Vanguardia” de Villa El Salvador. El escenario fue la discoteca Onuba, que administraba David Sánchez-Manrique Pancorvo. Allí, “Loco David” conocería a los barristas de Villa El Salvador, los que hicieron de puente con “Cholo Payet”.

La solvencia económica de Sánchez-Manrique hizo que el “Cholo Payet” lo convirtiera en su socio perfecto para el negocio que conformaba como barrista de Universitario, sumado al poder conferido por conformar la “fuerza de choque” de la dirigencia del Club Universitario. A partir de entonces, el poder y la influencia de “Cholo Payet”, sumados al dinero del ‘Loco David’, los convertirían en “los reyes del Monumental”.

“El ‘Loco David’ no es muy conocido en la barra. La mayoría que lo conoce es porque lo veía con el ‘Cholo Payet’. Si estás con el más avezado de la barra brava te sientes tranquilo de que nunca te va a pasar nada. Te aseguro que no encontrarás a nadie que te diga que vio al ‘Loco David’ en alguna pelea de barras”, dijo una fuente de la Trinchera Norte.

Todos los sábados se fueron reuniendo en la discoteca Onuba. Incluso, relatan los integrantes de la barra, durante la semana el grupo de “Cholo Payet” abría la discoteca para las fiestas privadas de la cúpula formada por los nuevos “socios” cremas.

A los mencionados se sumarían Richard Valverde Sifuentes, “Negro Ampilio”; Fabrizio Grillo Esquerre,“Caliche”; Marco Chimoy Asenjo,  “Chiclayano”; y el abogado Gustavo Manrique Aliaga,“Tavo”. Todos provenían de varias facciones de la Trinchera Norte, pero al fin y al cabo eran los hombres que manejaban los hilos entre la barra y la dirigencia cómplice.

Caminos cruzados

Pero  ¿tuvieron algún contacto “Loco David” y “Cholo Payet” con la víctima, Walter Oyarce, antes del crimen? Una fuente de la Trinchera Norte afirmó que David Sánchez-Manrique y Walter Oyarce se conocían hace algún tiempo. Según el testimonio, Oyarce formaba parte de “Los de abajo”, barra aliancista que se ubicaba en la zona baja de Occidente, en el estadio de Matute. Ese grupo se dedicaba a hostigar e insultar a la banca del equipo de Universitario en los clásicos. Es allí donde al parecer “Loco David” lo conoció, pues también acostumbraba ir a Occidente. Tuvieron unos conatos de pelea que no llegaron a mayores gracias a que en las tribunas sí hay policías.

De acuerdo con la misma fuente, el grupo de Oyarce acostumbraba instalarse en el palco 128-C para los clásicos, y que incluso la barra de los palquistas cremas le advirtieron a su grupo que para el siguiente clásico no regresen porque les costaría caro.

Desde el comienzo del partido se observó estallidos de violencia en los palcos. Los barristas cremas de los palcos se organizaron por sí mismos para arrojar la pintura a la tribuna sur. La bandera del grupo de Walter Oyarce no era la única, pero sí una de las pocas que flamearon durante todo el partido. Al otro extremo, en el norte, un grupo aliancista sacó su banderola, pero fueron convencidos de buenas maneras de que la guardaran. “Oyarce estuvo peleándose buen tiempo, pero no llegué a ver cuando lo arrojaron”, señala una fuente que estuvo en el mismo palco.

Otra fuente ofreció más detalles de lo que realmente sucedió: “La banderola de la barra ‘108 Grone’ que abarcaba los dos palcos le pertenecía a la familia que ocupaba el palco 130-C. Allí se encontraban mujeres y niños, pero a ellos no les importó nada”.

La sangre corre

El ataque se inició aproximadamente a las 7:22 de la noche. Según consta en la acusación fiscal, el grupo de “Loco David” y “Cholo Payet” ingresó violentamente por el palco 140-C. Pasaron uno a uno por los palcos, mientras que un segundo grupo se dirigió hacia la puerta de entrada del palco 128-C, donde estaban Oyarce y sus amigos, y empezó a patearla hasta que abrió un forado. Por el agujero, los agresores metían picos de botellas para cortar a los jóvenes que sostenían la puerta para impedir que penetrasen. El menor del grupo, un adolescente de 14 años, tuvo que ser escondido en el baño como medida de prevención. Este menor vio cómo Walter Oyarce fue arrojado y se conoce que ha quedado en shock nervioso debido a lo que observó.

“Todas las fotos que han publicado son posteriores a la caída”, dijo la fuente que se encontraba en el palco de la víctima. “A él lo botaron cuando intentaba regresar del palco 130-C al 128-C. El sujeto que tenía el polo crema manchado de sangre (‘Cholo Payet’) le había tomado de la pierna izquierda y   un sujeto de capucha ploma y gorra negra lo empujó al vacío con sus dos manos”.

Los testimonios recogidos, sumados a lo que señala la denuncia fiscal, confirman que Oyarce pasó al palco 130 para repeler el avance del “Loco David” y su barra privada, pero al verse superado intentó volver y en ese momento fue lanzado.

Uno de sus amigos intentó pasar del palco 128-C al 130-C para ayudar a Walter Oyarce en la pelea. Sin embargo, cuando notó que Oyarce se regresaba al palco 128-C, se quedó en el mismo. Entonces pudo observar cuando “Loco David” y “Cholo Payet” empujaron a Oyarce. Este amigo de la víctima es uno de los tigos protegidos que ha declarado ante la fiscalía.

La muerte de Walter Oyarce no los satisfizo. Continuaron avanzado hasta el palco 122-C donde golpearon hasta desmayar al aficionado Enrique Escobar Chulli. Los testigos han dicho que “Loco David” y “Cholo Payet” parecían desquiciados. Se creían los superpoderosos. Impunes. Ahora, además del fanatismo, les unirá otro destino: la cárcel. Pero los dirigentes son también cómplices de lo ocurrido en el Monumental, y en Alianza las barras bravas deben terminar también con los hechos de violencia que promueven en los estadios.

El gran negocio de las entradas para los barristas

1] En 1990, el entonces dirigente Alfredo “Gordo” González Salazar decidió regalar entradas al Monumental. La cantidad dependía de cada encuentro. Los líderes de la  barra las vendían a cada cabeza de facción de los diferentes barrios afiliados a la Trinchera Norte.

2] Si bien la dirigencia otorga de manera gratuita las entradas, los cabecillas de la barra las vendían alegando la necesidad de cubrir gastos de confección de banderolas, compra de sprays y otros elementos necesarios para demostrar su poderío. Sumado a esto, los mismos separaban una cuota de entradas que revendían a simples hinchas que querían entrar al Estadio para ver a su equipo.

3] Según los mismos integrantes de la Trinchera Norte, por lo general se repartían 2 mil entradas. De estas, alrededor de 1.500 eran vendidas a mitad de precio a los barristas, es decir 8 soles. La 500 restantes eran revendidas a precio normal, 15 soles. Haciendo las matemáticas, los líderes de barras se llevaban al bolsillo más de 19 mil soles.

Claves

Vínculo. “Loco David” dijo que por 500 soles alquiló el palco a una persona identificada como Jorge Hiraoka. Afirmó que lo acompañaron los individuos apodados “Caldillo”, “Jardín”, “Figura” y los hermanos “Flavio” y “Nano”.

Extraño. “Figura” es allegado al líder de la barra conocido como ‘Chapulín’ y aparece en las fotos de los palcos con una credencial. Es responsable de las redes sociales de la Trinchera Norte.

Publicación original.